Triunfo de Arath Jesús es de la sociedad: pastor

Alejandro González expresó que predominan ciertos temores sobre los matrimonios igualitarios y familias homoparentales.
El dirigente espiritual dijo se abre la posibilidad para otras parejas.
El dirigente espiritual dijo se abre la posibilidad para otras parejas. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

El triunfo de Arath Jesús ante el Registro Civil del Estado no es sólo para la comunidad LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero) sino para toda la sociedad, expuso Alejandro González, pastor de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana de Monterrey.

Tras nueve días de incertidumbre, Krystal Pacheco y Gizela Almazán lograron que el Registro Civil del Estado aceptara el reconocimiento de Arath Jesús.

Este acto es reconocido como el primero en su tipo que se da en Nuevo León, y por ello debe considerarse como un logro para la sociedad.

“Los logros de uno dentro de la comunidad LGTB son logros para todos, porque son como la punta de lanza que abren la posibilidad para que más parejas puedan pedir o solicitar el mismo derecho para sus hijos”, aseveró Alejandro González, pastor de la también conocida Iglesia de la Luz.

La Iglesia de la Luz cuenta con más de 15 años de estancia en la ciudad, distinguiéndose por ofrecer la posibilidad de expresar la fe sin tabúes sobre las preferencias sexuales de las personas.

El pastor González destacó que hoy en la sociedad predominan ciertos temores sobre los matrimonios igualitarios y familias homoparentales por el desconocimiento que se tiene.

“Creo que dentro de la sociedad hay algún temor, porque es algo desconocido, sin embargo estoy convencido que las personas de la comunidad LGTB son personas con valores y principios”, sostuvo.

Señaló que en la entidad cada vez se registran más casos de matrimonios entre personas del mismo sexo, donde algunas cifran sitúan a Nuevo León como el segundo estado con mayor número de casos, sólo por debajo de la Ciudad de México.

Criticó a quienes cuestionan sobre la calidad de vida que pueden tener los niños si sus padres son del mismo sexo, pues recordó que existen múltiples historias donde los hijos de familias heterosexuales son abusados psíquica o físicamente.

“Se ha escuchado que Nuevo León es el segundo estado a nivel nacional con más matrimonios del mismo sexo. Ojalá eso sea cierto, porque sólo esperamos que aquí tengamos el derecho a elegir con quién casarte”, indicó.

Cabe destacar que para la Iglesia católica también son tiempos de cambios, señala el teólogo Luis Eugenio Espinosa González, pues aún con los mensajes del Papa Francisco de acercarse más a las nuevas estructuras familiares, esta situación sigue siendo todo un reto.

El también catedrático de la Universidad de Monterrey (UDEM) indicó que los cambios en la sociedad no deben ser impuestos, pues no es garantía que terminar con conductas poco éticas.

Por otra parte, las familias conformadas por parejas homoparentales son una realidad que debe ser aceptada, lo anterior lo afirmó Adriana Dávila Benavides, presidenta de la Asociación Estatal de Padres de Familia, sobre el caso de Arath Jesús.