Se dan más de 40 años de prisión a secuestradores: TSJDF

La sociedad reclama más severidad, sobre todo en este delito que limita libertades, destaca el Tribunal Superior de Justicia capitalino, en el informe anual de su presidente, Edgar Elías Azar.
El magistrado Edgar Elías Azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Distrito Federal.
El magistrado Edgar Elías Azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, destacó que este año ingresaron a los órganos jurisdiccionales de primera o única instancia más de 300 mil asuntos diversos. (Notimex)

Ciudad de México

Ante el reclamo social en el Distrito Federal para la atención de delitos de alto impacto como el secuestro, el promedio de prisión que hoy se impone en las sentencias en esos casos rebasa los 40 años, destaca el informe anual del presidente del Tribunal Superior de Justicia capitalino, magistrado Edgar Elías Azar.

Aclara que existe conciencia clara de que no se trata de elevar penas ni aplicar sanciones sin razón, pero también que la sociedad reclama más severidad, sobre todo en este delito que en mucho limita las libertades.

En su informe, el presidente del TSJDF hace notar también que este año ingresaron a los órganos jurisdiccionales de primera o única instancia más de 300 mil asuntos, y en los últimos cinco años ese tribunal ha conocido de más de dos millones de asuntos judiciales.

Refiere que esta carga de trabajo equivale a 85 por ciento de la que tiene el Poder Judicial de la Federación.

Mientras las entidades federativas reciben en promedio dos asuntos por cada 100 mil habitantes, en la Ciudad de México se duplica la proporción con cuatro por cada 100 mil personas que transitan por su territorio.

Se destaca también que la Ciudad de México cuenta con mediadores privados certificados y registrados por el TSJDF, que ya poseen fe pública en sus actuaciones, y ello ha permitido en el año la celebración de más de 80 mil convenios, lo cual significa que ese número de casos no ingresan a los tribunales.

Y con respecto a los juzgados de oralidad civil mercantil que empezaron a funcionar a principios de este año, se ha logrado reducir el tiempo de trámite de un asunto en esa materia, de un promedio de dos años a uno de 60 días.

Además ha provocado un decremento en el trabajo judicial de las salas civiles en 31.5 por ciento, lo cual, si se suma a la disminución en la primera instancia, se tiene 41 por ciento menos de trabajo en el particular.