Mandan a San Lázaro penúltimo dictamen

Tras una cuarta sesión consecutiva de más de 10 horas, los senadores avalaron en lo general y lo particular las leyes de Pemex y CFE.
El Senado concluyó el debate energético con la polémica del formato sobre la votación de los cuatro dictámenes.
Archivo (Especial)

Ciudad de México

El Senado envió a la Cámara de Diputados el penúltimo dictamen de las leyes secundarias de la reforma energética, al aprobar en lo general y lo particular las leyes de Pemex y CFE, que prevén autonomía en su administración y operación.

Tras una cuarta sesión consecutiva de más de 10 horas, los senadores avalaron un régimen especial de remuneraciones tanto para directivos como para trabajadores en estas empresas.

De las disposiciones que destacan de la ley de Pemex y la de CFE, es convertir a estas dos empresas como privadas, esto sin dejar de ser 100 por ciento propiedad del Estado, es por esto que se les asigna un régimen jurídico flexible que les permitirá la mayor autonomía operativa posible.

Dentro de estos regímenes se resalta que ambas empresas podrán determinar el número y las características de las filiales que integren su grupo corporativo, también se establece que el Comité de Recursos Humanos y Remuneraciones, proponga las políticas de salarios de los trabajadores

Asimismo se propone que cada empresa cuente con su consejo de administración, que se encargará de la dirección y planeación estratégica.

En el aspecto de transparencia y rendición de cuentas, tanto Pemex como CFE estarán obligadas a revelar información actualizada sobre su situación financiera, administrativa, operacional económica, así como sus riesgos.

En nombre del Grupo Parlamentario del PRI, el legislador Amador Gaxiola invitó a la Asamblea a no denostar una reforma energética que pretende posicionar al país en el espectro internacional, y a atender las necesidades de una sociedad moderna para no ser condenados a la mediocridad.

La propuesta pretende quitar los límites de operación y de potencial productivo, por los que por ahora funciona la CFE, ya que actualmente su costo para generar, transmitir, distribuir y comercializar la electricidad es cada día más alto y oneroso, declaró.

Hoy en día la CFE debe electrificar a cerca de 43 mil comunidades en donde viven 2.2 millones de mexicanos y la demanda del servicio de luz es aproximadamente de un millón de usuarios cada año, y con el marco jurídico que tiene la empresa, es sumamente difícil hacer frente a este reto, indicó el senador Amador Gaxiola.

El PRD, en voz del senador Alejandro Encinas recordó que su partido había presentado iniciativas para reformar a Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad sin necesidad de modificar la Constitución y el carácter estratégico que este sector representa para el desarrollo de la nación.

Por lo que, dijo, es completamente falso que su partido esté en contra de un cambio para potencializar a estas empresas.

Al manifestarse a favor de reservas presentadas por el PRD a la Ley de la CFE señaló que el gobierno no puede ostentarse como el propietario exclusivo de estas empresas.

Y pidió que no se cree un régimen de excepción donde el derecho mercantil y civil se supla ya que deben ajustarse al derecho público, porque los recursos que va administrar son de carácter público.

Al declarar un nuevo receso y citar para este lunes a las 12 horas, el presidente de la Mesa Directiva, Raúl Cervantes, dio a conocer que hasta el momento se han acumulado desde el 17 de julio 54.30 horas de sesión y 478 intervenciones de los senadores.