Tepiteños, contra la CNTE

Tres docentes, que se dirigían a manifestarse a la Cámara de Diputados, tuvieron que ser trasladados al hospital para poder saturar sus heridas.

México

Comerciantes de Tepito repelieron con piedras, palos y cohetones a un contingente de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que marchó sobre Eje 1 Norte con destino a la Cámara de Diputados, con saldo de tres docentes heridos.

Nunca los maestros de la coordinadora habían marchado en las calles del barrio bravo, ayer lo hicieron motivados por la creencia de que al avanzar entre los puestos ropa y discos pirata, —luego de provocar cierres a la vialidad— sus consignas harían eco en los comerciantes.

“Cuando el pueblo se levante por pan libertad y tierra, temblarán los poderosos de la costa hasta la sierra”, entonaban los docentes disidentes invitando a los vendedores de la Lagunilla y Tepito a sumarse a su protesta.

Pero ocurrió lo que menos esperaban. Los tepiteños rechazaron a los profesores desde que la avanzada, que fue encabezada por la CETEG, ingresó por Paseo de la Reforma al Eje 1 Norte.

Entre rechiflas y gritos como: “Ya pónganse a trabajar, pinches güevones”, y “culeros”, los maestros pasaron por el Mercado de la Lagunilla, que ya era resguardado por una valla humana de policías auxiliares.

Así continuaron marchando sobre los cuatro carriles del eje; pasaron la calle Jesús Carranza, pero al encontrarse entre Florida y González Ortega, los maestros de la CETEG fueron recibidos a pedradas por comerciantes y vecinos de Tepito, que, desde el techo de un estacionamiento oculto detrás de los puestos, lanzaron piedras, botellas y hasta un par zapatos.

Sobre la vialidad, dos comerciantes enfurecidos atacaron con palos a los profesores de la montaña alta de Guerrero, Adelaido Victoriano Encarnación y de la montaña baja, Ernesto Hernández Villarreal, que posteriormente fueron trasladados a la Cruz Roja de Polanco por lesiones en la cabeza de segunda prioridad.

Debido a la gresca, el contingente se detuvo unos minutos en ese punto. Después, los maestros de Oaxaca continuaron la marcha, pero se replegaron a un solo carril sin responder a la agresión.

“Camaradas, vamos de paso a la Cámara de Diputados, con cuidado avancemos y pasemos rápido, levantemos la vista, recordemos que todos somos del pueblo, el único enemigo es el gobierno”, era la voz que se escuchaba en el megáfono.

La rechifla no cesó, los maestros aceleraron el paso, pero el estallido de cohetones los alcanzó, al tiempo que los comerciantes expresaban: “Órale, a chingar a su madre, cabrones”, “Ahí va el otro, órale”.

Reducidos grupos de docentes se mantuvieron lanzando consignas, “Que sube, que baja; aquí nadie se raja”, “Lucha, lucha, lucha, no dejes de luchar, por una educación científica y popular”.

Así salieron de Tepito. En Congreso de la Unión una ambulancia atendió a los tres heridos, los dos maestros de la Montaña de Guerrero, además de la profesora Ana María Velázquez, de Chiapas, con golpes en la pierna izquierda.

El contingente de maestros continuó el avance hasta San Lázaro por avenida Eduardo Molina, donde realizaron un mitin durante 50 minutos y después regresaron al plantón del Monumento a la Revolución.

Claves

Hubo advertencia

El personal del Concertación Política del GDF advirtió a los docentes de la CNTE que marchar por Tepito era riesgoso. La ruta propuesta era avanzar por Juárez, Eje Central y Fray Servando hasta Congreso de la Unión, pero los docentes decidieron tomar el riesgo.

Sin embargo, representantes de la CETEG responsabilizaron más tarde al Gobierno del Distrito Federal de las agresiones que sufrieron sus integrantes.

La marcha fue decisión de última hora, ya que antes, la CNTE había anunciado una marcha sobre Reforma, donde ya había un dispositivo policiaco, pero repentinamente decidieron manifestarse contra la reforma hacendaria.