Televisión genera un impacto negativo en la actitud política

Revelan estudios dados a conocer por el investigador de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Carlos Muñiz.

Toluca

El consumo y atención de la radio y la prensa mejora la actitud política y con ello el interés y la participación; mientras la televisión genera un impacto negativo, revelan estudios dados a conocer por el investigador de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Carlos Muñiz, durante el seminario
"Partidos Políticos y Sistemas Electorales Permanentes".

Ante estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAEM, señaló que otro de los factores que ayuda a mejorar la actitud es la conversación; sin embargo en México ésta se torna pobre y muy escasa. Los estudios revelan que entre 41 y 42 por ciento de la población escucha pero no participa, cuando es necesario tener redes de información política de este tipo con gente que piensa igual, pero también con quienes piensan distinto.

Otro 19 por ciento tan pronto hablan de política deja de poner atención y solo 28 por ciento si participa. "Las cifras revelan una mala cantidad y calidad en lo que a conversación política se reiere y si no vemos el dialogo político esporádico menos el deliberativo".

Durante la conferencia magistral "Hábitos comunicativos de los ciudadanos y su impacto en el desarrollo de actitudes políticas” el estudioso expuso diversas teorías y estudios donde se concluye que si la prensa y la radio mejoran la actitud política, el consumo televisivo puede generar un impacto negativo.

Aunque para algunos autores cuando alguien es activo va a los medios de comunicación, y aunque sean negativos, de los contenidos obtienen información y eso al inal mejora la actitud y con ello la participación. Quienes van a la televisión y no ponen atención no tienen riesgo de impacto porque solo se exponen.

La realidad, acotó, es que para 80 por ciento de la población la televisión es el instrumento clave para obtener información política, pero una cosa es consumirla y otra utilizarla para obtener información, sobre todo cuando la gente obtiene información a través de muchas vías, incluso del esposo en un alto porcentaje.

La televisión es el elemento clave, utilizado en 69 por ciento de los casos de manera diaria.