A 20 años del TLCAN, sufre campo mexicano graves saldos: CNC

Se perdieron soberanía alimentaria, 2 millones de empleos y aumentó migración con la pobreza, afirma Marín Marcelo
Maritza Marín Marcelo, presidenta de la CNC-Puebla.
Maritza Marín Marcelo, presidenta de la CNC-Puebla. (Foto: Especial)

Puebla

A 20 años de la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), los saldos para el campo mexicano son negativos: hay dependencia alimentaria, principalmente hacia Estados Unidos, de casi 50 por ciento de la demanda interna de alimentos; una balanza agropecuaria deficitaria y alrededor de dos millones de empleos perdidos en el sector, describió la presidenta de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del estado (CNC-Puebla), Maritza Marín Marcelo.

Al citar un análisis de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Marín Marcelo consideró que es urgente una reingeniería para el agro mexicano, la que se realizará en este 2014 con la Reforma Profunda al Campo, que se prevé abordará el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el próximo 6 de enero, cuando se conmemore, en Veracruz, el 99 Aniversario de la Promulgación de la primera Ley Agraria en México.

De acuerdo con la CNC, organismo que preside a nivel nacional el senador Gerardo Sánchez García, en dos décadas del TLCAN, ha crecido la migración desde el campo mexicano hacia los Estados Unidos y a las ciudades más grandes del país.

En el caso poblano, dijo Marín Marcelo, esto se ha reflejado en que de los alrededor de 12 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, 2.5 millones son migrantes poblanos.

Esto ha traído en consecuencia que el agro nacional se encuentre cada vez más sin productores suficientes; el aumento de la pobreza en el área rural y que las actividades del campo, entre otras muchas más razones, sólo haya quedado en su mayoría bajo la responsabilidad de las mujeres y los ancianos.

La dirigente cenecista poblana recordó que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), más de un millón de mujeres representan el soporte y esperanza para la reactivación del campo poblano y de ellas, alrededor de 50 por ciento realiza labores de padre y madre de sus hijos en zonas rurales, por la alta migración que vive el estado.

Beneficios y pendientes

Sin embargo, no se puede soslayar que el TLCAN ha representado grandes beneficios al país en cuanto a la actividad industrial y de comercialización, con la excepción del campo mexicano, dijo por su parte, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de la CNC, Gerardo Sánchez García.

En el estudio "Estado Eficaz: Modernización de la Administración Pública Mexicana para Atender al Campo", se informa que desde la entrada en vigor del TLCAN, el primero de enero de 1994, cerca de 2.3 millones de campesinos han dejado sus tierras para emigrar a los Estados Unidos o a las ciudades, y otros 5 millones de productores eligieron dedicarse a distintas actividades con mejores remuneraciones, con el agravante de que existe el riesgo de que México llegue a importar 80 por ciento de los alimentos que demanda la población.

De ahí, resaltó el senador Gerardo Sánchez García, la importancia que tiene para el país el anunció de que en el año próximo a iniciar se llevará a cabo una reformas profunda al campo, con la finalidad de revertir las tendencias negativas y darle prioridad a este sector como lo han hecho la mayoría de los países.

Entre las propuestas de solución, la CNC señala la necesidad de emprender programas de modernización de la administración pública de manera integral y a fondo, a fin de que opere con mayores índices de eficiencia en beneficio de los productores del campo mexicano, de su productividad, innovación y desarrollo de capacidades.

Esto implica corregir duplicidades, precisar responsabilidades, racionalizar y simplificar estructuras que, en lo esencial, se mantiene en la actualidad. En el caso particular del sector agropecuario, forestal y pesquero, se ha diferido la definición de políticas de fomento a la producción en todas las ramas del sector primario.

Según los análisis, durante los 12 años de régimen panista el 83 por ciento de los productores recibió alrededor de 48 por ciento de los recursos federales, que, comparados con 5.3 por ciento de los agricultores más importantes, quienes percibieron el 30.7 por ciento, evidencia la dispersión, falta de concurrencia y concentración de los subsidios, lo que ha diferido el desarrollo económico y social de los trabajadores del campo, especialmente los que viven en zonas vulnerables.

Asimismo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sostiene que en este periodo el 10 por ciento de los productores más pobres obtuvo solamente el 0.1 por ciento de las transferencias del ingreso objetivo, mientras que al 10 por ciento de los más desarrollados correspondió el 80 por ciento, por lo que "el Estado y su administración pública no pueden eludir más su responsabilidad de definir políticas públicas, impulsar programas que ejecuten los productores y verificar su cumplimiento, ofreciendo certeza y calidad en los servicios que se prestan a los ciudadanos".

Por esas razones, la CNC siempre ha insistido en la revisión del TLCAN en cuanto se relaciona al sector agropecuario, porque, entre otras cosas más, permite la triangulación de granos producidos en otros países, a través de Estados Unidos, lo que causa gran daño a la economía nacional campesina. Es el caso del maíz, que nos llega de Sud África; del frijol, que arriba procedente de China, la India y países latinoamericanos; o del arroz cuya rama de producción ha sido casi desmantelada debido a la procedencia de este producto extranjero a México.

La CNC también ha sostenido que sólo un pequeño grupo agro exportador que no rebasa más de los 600 mil es el único beneficiado con el TLCAN, frente a casi cinco millones de unidades de producción que no ha podido salir adelante.