Ministro propondrá declarar inconstitucional la ley sobre autismo

La Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición de Espectro Autista segrega a quienes padecen otro tipo de discapacidades, como el síndrome de Down.
Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Archivo. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El ministro Alberto Pérez Dayán propondrá este jueves al Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declarar inconstitucional la reforma a Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición de Espectro Autista, que obliga a las personas con autismo obtener “certificados de habilitación” para desempeñar un trabajo, medida que los discrimina y vulnera sus derechos humanos y laborales.

El fondo del asunto también radica en que dicha ley segrega a las personas que padecen otro tipo de discapacidades, como el síndrome de Down, pues nada más reconoce el autismo.

Las instituciones que integran el Sistema Nacional de Salud, son las encargadas de expedir los certificados y de practicar los diagnósticos a las personas con la condición del espectro autista que lo soliciten.

El estatuto prohíbe negar trabajo a los autistas que cuenten con el “certificado de habilitación”.

En su proyecto de sentencia, que será sometido a discusión del Pleno, el ministro Dayán señala que dicha ley reconoce que en nuestro país no existe una institución que realice investigación científica sobre la condición del espectro autista y que, desde el punto de vista de los servicios de sanidad, “se puede afirmar que la atención para las personas en la condición autística, no es sistemática, eficaz ni cubre todo el territorio nacional”.

Es decir, el problema de la adecuada atención e inclusión de las personas que cuentan con la condición de espectro autista “rebasa un ámbito específico de acción y se convierte en un asunto que obliga al Estado Mexicano a considerar el actuar efectivo y medible de las instituciones públicas de manera transversal y coordinada en sus tres órdenes de gobierno…Por ello, no enfrentar a tiempo el problema de las personas en la condición del espectro autista incrementará, tarde o temprano, el gasto en las finanzas públicas, además de que significará un alto costo social y político en el corto y mediano plazos”.

La prevalencia de personas con la referida condición dentro del Estado mexicano se estima de “uno por cada 100 nacimientos; es decir, de los 2 millones 586 mil 287 nacimientos registrados en 2011 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 25 mil 862 niños tendrán un trastorno autista”.

En el proyecto se hace notar que no existe una sistemática investigación epidemiológica que permita precisar la cifra.

Adicionalmente se destaca que prevalece el debate entre los especialistas acerca de si el autismo se trata de una enfermedad o de una condición específica.

Con independencia de ello, se afirma que el autismo no tiene una normalización total, pero los expertos coinciden en que “existen posibilidades y herramientas para que a través de una habilitación terapéutica integral se puedan superar las limitantes en el desarrollo del lenguaje, de la comunicación, de la socialización y la auto-estimulación que realizan a través de movimientos repetitivos calificados de estereotipado”.