Solo 27% confía en elecciones: estudio del INE

Considera 39% que el papel del instituto será igual al de su antecesor, el IFE.
Casi la mitad de los consultados, 44 por ciento, consideró que México no es un país democrático.
Casi la mitad de los consultados, 44 por ciento, consideró que México no es un país democrático. (Octavio Hoyos)

México

A poco más de un mes de que los ciudadanos acudan a las urnas a emitir su voto, los niveles de desconfianza respecto a la organización del proceso electoral se mantiene, lo que ha alertado al Instituto Nacional Electoral (INE).

De acuerdo con un estudio de imagen que solicitó la autoridad electoral y al que MILENIO tuvo acceso, apenas 27 por ciento de la población considera que los comicios realizados en México son confiables.

Del resto, 23 por ciento piensa que los procesos han sido parcialmente confiables y 50 por ciento tiene la sensación de que no lo han sido en lo absoluto.

Estos niveles de desconfianza se trasladan también a la percepción que tienen los mexicanos sobre la situación de inseguridad en el país y de cómo la violencia ha aumentado de manera exponencial.

Según datos del estudio realizado por Pulso Mercadológico, 68 por ciento de la población considera que la violencia ha aumentado, mientras que 23 por ciento señala que se ha mantenido y solo 7 por ciento dice que disminuyó.

En consecuencia, casi la mitad de la población anticipa que el próximo 7 de junio, durante la jornada comicial, puede presentarse algún incidente de violencia, contra 37 por ciento que considera que no habrá ningún incidente.

Sobre el desempeño del extinto IFE se encuentra dividida; sin embargo, dentro de los aspectos negativos que identifica la población se encuentra la falta de transparencia y la corrupción.

Ante este panorama, las encuestas muestran que dos terceras partes del electorado confían en que con la nueva autoridad habrá un cambio favorecedor para los procesos electorales.

No obstante, 39 por ciento de los ciudadanos estima que el papel del INE será igual al de su antecesor y una mínima porción pronostica que será aún peor, ya que lo único que cambió fue el nombre del instituto.

Pese a ello, ni siquiera la mitad de la población encuestada sabía que, como resultado de la reforma electoral del año pasado, se creó una nueva institución y no conocía el nombre del INE.

Otro de los elementos que muestra el estudio es que aunque se invirtieron más de 10 millones para promover la participación ciudadana, solo 47 por ciento de la población supo la fecha correcta en que será la votación.

En el caso de las nueve entidades con elección concurrente de gobernador, el porcentaje se incrementa mínimamente hasta 51 por ciento, contrario a 66 por ciento que afirma conocer la fecha sin que necesariamente esté en lo correcto.

Asimismo, de los más de mil 200 encuestados, apenas uno supo el distrito federal en el que vive y por el que estaría eligiendo un representante para la Cámara de Diputados.

Otro elemento preocupante es el gran desinterés de la población para ser funcionario de casilla, al grado de que 75 por ciento expresó que no apoyará la integración de las casillas, mientras que solo 12 por ciento dijo tener mucho gusto en ser funcionario y 13 por ciento solo algo interesado.

Casi la mitad de los consultados, 44 por ciento, consideró que México no es un país democrático; 40 por ciento aseguró que se vive un régimen democrático y que la alternancia y la libertad de expresión son parte del sistema.

La encuesta de Covarrubias y Asociados se desarrolló de manera aleatoria en el país hace un mes, previo al inicio de las campañas federales, con una confiabilidad de 95 por ciento. El INE prevé realizar un nuevo sondeo antes de la jornada electoral.

:CLAVES

PROHÍBEN DONATIVOS

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) prohibió a las cámaras empresariales realizar aportaciones o donativos a partidos y candidatos.

Al emitir la tesis I/2015, expuso que el criterio jurídico tiene el objetivo de resguardar los principios de igualdad y equidad durante la contienda.

La restricción incluye a las cámaras al estar integradas por empresas y tener como objetivo representar, defender y fomentar sus intereses comerciales.