Solicita IMSS respaldo del Senado por problemas financieros

El titular del organismo pidió poner en marcha una estrategia de fortalecimiento de ingresos y contención del gasto para enfrentar el pasivo laboral por 50 mil millones de pesos y el déficit anual ...
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

Tras reconocer que el Instituto Mexicano del Seguro Social enfrenta problemas financieros “importantes”, el director general del organismo, José Antonio González Anaya, solicitó el respaldo del Senado para poner en marcha una estrategia de fortalecimiento de ingresos y contención del gasto, a fin de que la institución pueda enfrentar el pasivo laboral que enfrenta por 50 mil millones de pesos y el déficit anual de 19 mil millones.

Entrevistado antes de la reunión con senadores, el titular del IMSS comentó que “no es secreto para nadie, que está enfrentando problemas financieros bien importante”, aunque se negó a dar más detalles al respecto.

Ya en comparecencia, al presentar lo que llamó un “matiz” de los balances anteriores del Seguro Social, González Anaya expuso que la OCDE ha reportado que los gastos administrativos del instituto son tres veces superiores a los de otros países integrantes del organismo internacional, “por lo se debe hacer más eficiente y productivo para enfrentar las necesidades de salud del país”.

Destacó que los cambios al Régimen de Pensiones y Jubilaciones de los Trabajadores del IMSS, que han permitido que, a partir del 2005, los sindicalizados del IMSS se retiren hasta cumplir 27 y 28 años de servicio, con una edad mínima promedio de 60 años; y que en la actualidad suman 43 mil los empleados en esta situación.

A ello se agrega que los trabajadores contratados después del 2008 ingresan en un sistema financiero sustentable, por lo que no representan ya una carga financiera y el pasivo laboral no se hace más grande.

“La mala noticia es que debemos enfrentar un costo de transición bien importante, hoy estamos pagando cerca de 50 mil millones de pesos en pensiones de nuestros trabajadores y esto va a aumentar a 92 mil millones de pesos en el año 2030”, refirió el funcionario.

Lo anterior significa, abundó, que el balance operativo del IMSS se ha deteriorado: “En 2006 había un superávit de 16 mil millones de pesos y el año pasado cerramos con un déficit de 10 mil millones de pesos; a la hora de tomar en cuenta la constitución de reservas mínimas tenemos un problema de déficit anual de 19 mil millones de pesos. A este ritmo nos acabaríamos las reservas utilizables para este propósito, de ahí viene la presión de tomar medidas bien importantes en los siguientes años”.

El director del Seguro Social dijo que de ser aprobado por el Congreso el seguro de desempleo y la pensión universal propuestos por el Ejecutivo, no representarán una carga financiera adicional para el Instituto Mexicano del Seguro Social ni un incremento a los costos laborales y sociales de los patrones ni de los trabajadores.

Y en el caso de la pensión universal, precisó, será administrada por el IMSS en tres años y sólo implicará institucionalizar una medida, toda vez que actualmente se paga a 3 millones de pensionados.