Sistema escolar de Oaxaca, monopolio de la sección 22

Los miembros del sindicato controlan el instituto de educación, la comisión en la materia en el Congreso y designan plazas.
Ayer, padres de familia se manifestaron contra la sección 22.
Ayer, padres de familia se manifestaron contra la sección 22. (Arturo Pérez/Cuartoscuro)

Oaxaca

El sistema educativo de Oaxaca opera bajo el monopolio de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, en el que sus miembros ocupan posiciones en el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados Local y las directivas de la mayoría de los comités de padres de familia de las 13 mil 500 escuelas diseminadas en los 570 ayuntamientos.

En los hechos, los docentes regulan las relaciones laborales, el sistema educativo, la asignación de plazas, y además la relación con los padres de familia.

En Oaxaca, la sección 22 decide a quién contratar como profesor de todas las escuelas públicas y a los funcionarios del Instituto Estatal de Educación Pública.

Salvo el cargo de director general y algunas coordinaciones, el sindicato impone a los directores y subdirectores de los tres niveles y subniveles de educación, además del personal administrativo, y de transportes.

De acuerdo con el organigrama del IEEPO, en dicha institución hay 32 cargos de importancia, de los cuales,l 11 están bajo control de la gremial, que son la dirección de educación primaria, indígena, elemental, especial, educación inicial, preescolar y de adultos, en los que fueron designados los profesores Alma Santiago Olvera, Valentín Pablo Carrillo, Liliana Gómez y Xóchitl Ávila Morales, Victoria Mendoza Vista y Leovigildo Cholula y Carlos Santiago Jiménez como titulares, respectivamente.

Además cuenta con el control de las direcciones de educaciones técnicas, generales, telecundarías y técnicas.

De la misma forma tienen control de las direcciones de educación física, además de la jefatura de formación de docentes, en la que están Abelardo Salvador y Roberto Rodríguez Aguilar.

A estos puestos se agrega el director de informática, Martín Rojas; de Preparatoria Abierta, Elías Martínez, y el coordinador de Educación Normal, Fernando Cuevas.

Incluso cuenta con una fiscalía especial con sus propios peritos, a cargo de Rogelio Reyes; agentes del Ministerio Público dentro de la Procuraduría General de Justicia y tienen el control del departamento de relaciones laborales y jurídicas del propio IEEPO, en el que fungen Hugo Espinoza y Víctor Cartas.

Para poder aspirar a una plaza o a un cambio de zona, los docentes tienen que ser integrantes activos del sindicato y ser avalados por su secretario general. No pueden participar si en algún momento estuvieron o tomaron alguna acción contra el movimiento, tampoco aquellos que han militado en otra sección.

De acuerdo con un documento firmado en 1992, el entonces gobernador priista, Heladio Ramírez, y Erangelio Mendoza González, secretario general de la sección 22 de la CNTE, se otorgó al grupo sindical el banco de plazas y el poder para su distribución y asignación.

“El gobierno, a través del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, respetará el procedimiento instituido en la selección y nombramiento de funcionarios de los distintos niveles educativos de la estructura de la dependencia”, dice la minuta.

Para los nombramientos futuros aclara que también serán respetados en la forma y términos acordados con antelación, aun cuando cambie la estructura orgánica del instituto.

El acuerdo es también económico. En el texto destaca que el estado otorgará 500 becas para los hijos de los trabajadores de la educación; la sección 22 será la que seleccione a quienes reciban las becas.

El gobierno también acordó destinar 10 mil millones de pesos para dos programas de vivienda a favor de los maestros: Programa para la Construcción o Remodelación de Casas del Maestro y el Programa para la Dotación de Paquetes de Materiales para la Construcción de Viviendas.

En Oaxaca, el sector educativo arrastra un déficit financiero de más de 4 mil 809 millones de pesos, derivado de la sobrecarga de prestaciones, primas vacacionales y días adicionales de aguinaldo autorizados a profesores de la sección 22, cedidas durante los últimos cuatro gobiernos priistas, principalmente durante el régimen del ex gobernador José Murat.

Los 73 mil profesores de la sección 22 de la CNTE cuentan con las prestaciones más altas del país: 90 días de aguinaldo, prima vacacional, bonos de productividad, estímulos de puntualidad, tres meses de vacaciones, el derecho a tres préstamos anuales, una canasta navideña y de despensa, así como apoyo de transporte, revela un informe administrativo de Gabino Cué.