Ex candidatos del PRI impugnan acuerdo del Ietam

Luis Aldape de Mainero y Wenseslado Zúñiga de Hidalgo se quejaron ante el Trife.
Los magistrados resolverán los expedientes y harán sentencia
Los magistrados resolverán los expedientes y harán sentencia (Edith Álvarez)

Tamaulipas

Los ex priistas a los que les quitaron su candidatura para alcaldías impugnaron la decisión ante la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Hasta ayer había quejas contra la anulación de las postulaciones en Mainero e Hidalgo.

Los expedientes ya fueron turnados para su análisis y posterior sentencia.

El primero en presentar su inconformidad fue Luis Cesáreo Aldape Lerma, al promover un juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano a fin de impugnar el acuerdo IETAM/CG-126/2016 en el que declaró procedente la cancelación de su registro como candidato a presidente municipal del Ayuntamiento de Mainero.

Con el oficio de cuenta y anexos, se integró el expediente respectivo, se registró en el Libro de Gobierno con la clave SM-JDC-189/2016 y fue turnado al magistrado Yairsinio David García Ortiz.

También Reyes Wenseslado Zúñiga Vázquez promovió un juicio similar al estar inconforme con la anulación de su candidatura para la alcaldía del Ayuntamiento de Hidalgo.

Para él se creó el expediente SM-JDC-191/2016 y fue turnado al mismo magistrado.

Ambos ex candidatos fueron postulados por la coalición PRIPVEM-Panal, pero el pasado 16 de mayo, a petición del tricolor, el Consejo General del Instituto Electoral de Tamaulipas (Ietam) les canceló sus candidaturas.

También se la retiraron a Gustavo Estrella Cabrera, quien iba por la alcaldía de Villagrán.

Lo anterior se debió a que los tres, cuando eran candidatos, apoyaron en un evento proselitista al aspirante del PAN a la gubernatura de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, lo que también les valió una queja ante la Fepade y que fueran suspendidos temporalmente del PRI.

En un principio, Manlio Fabio Beltrones, el líder nacional del PRI, dijo que los tres candidatos habían sido amenazados o comprados por la delincuencia organizada, y que también había sido uno de los motivos para retirarlos de la campaña.

Dos semanas después el priista dijo que la cancelación solo fue por traicionar al partido.