Reforma energética hasta 2014, insiste Aureoles

Las reformas a la Constitución no pueden realizarse de manera apresurada por lo que es necesario abordar el tema de la reforma energética hasta el próximo año, insistió el perredista. 
Silvano Aureoles, coordinador de diputados del PRD.
Silvano Aureoles, coordinador de diputados del PRD. (Daniel Cruz)

Ciudad de México

El coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, exhortó al Senado de la República a evitar la aprobación apresurada y atropellada de la reforma energética, e insistió en la conveniencia de aplazar la votación del proyecto hasta 2014.

Recomendó a los senadores darse el tiempo suficiente para revisar la reforma constitucional con todo cuidado, rigor y responsabilidad, para en su caso abordar el tema hasta el próximo año.

“Nada obliga a que la reforma energética tenga que salir en este periodo”, dijo, y pidió al Senado de la República cumplir cabalmente los plazos del proceso legislativo.

En un comunicado de prensa, Aureoles sostuvo que las modificaciones a la Constitución “no pueden pasar de manera apresurada, atropellada, y más valdría que se revise con cuidado”.

“Sabemos que los del PAN no solamente están con la iniciativa que presentaron, sino ahora se han radicalizado más queriendo de plano pasar al otro extremo de entregar, de plano, la propiedad de los hidrocarburos, el petróleo y la energía eléctrica a los particulares”, acusó.

Subrayó por ello que el PRD cumplirá con su deber de velar por los intereses del pueblo de México y su patrimonio, como es el petróleo, y “por lo tanto habremos de cumplir el mandato que nos da la Constitución y la ley alzando la voz en defensa de la nación sobre sus recursos energéticos”.

Aureoles se refirió, además, a la discusión pendiente de la Ley de Consulta Popular, y dijo que su bancada cumplirá los acuerdos y honrará su palabra para que esta semana quede finalmente aprobada la reforma la reforma constitucional al artículo 41 y la Ley federal que regula la referida iniciativa.

Llamó nuevamente al PAN a no retrasar más la aprobación de una reforma de gran trascendencia que garantiza la plena participación de la ciudadanía en las decisiones del país.

“Poner trabas a la aprobación de la consulta popular significa cerrarle la puerta a la opinión de los ciudadanos y regresar a un centralismo que en los actuales tiempos significaría un retroceso”, agregó.

Pidió los partidos mayoritarios no tener miedo a que la ciudadanía se exprese libremente a través de una consulta popular vinculante sobre los temas que puedan afectar sus intereses, como sería la aprobación de la reforma energética.