Llama Aureoles a evitar “guerra civil” en Michoacán

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong debe estar en Apatzingán "porque él es el responsable de coordinar al Ejército, la Marina, el Cisen", aseguró el diputados, Silvano Aureoles.
Silvano Aureoles.
Silvano Aureoles. (Milenio )

Cd de México

El coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, demandó al gobierno federal asumir la función de seguridad en las zonas de conflicto en el estado de Michoacán y evitar así una "guerra civil" en la entidad.

Exigió así la presencia en Apatzingán del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, "porque él es el responsable de coordinar al Ejército, la Marina, el Cisen y todas las estructuras del gobierno en materia de seguridad".

Según advirtió Aureoles, "Michoacán se está convirtiendo en un problema de seguridad nacional y, en consecuencia, pone a prueba a las instituciones del Estado mexicano.

En esta entidad se han rebasado los límites del fenómeno delincuencial e incluso se ha convertido en un problema de inestabilidad social que requiere el reencauzamiento adecuado del Estado en su conjunto para no convertirse en una guerra civil", puntualizó.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados subrayó que al Estado nacional corresponde garantizar la integridad de su territorio, así como la viabilidad política, social y económica de las entidades que lo componen.

Por ello, indicó, el gobierno federal tiene que hacerse cargo también de la seguridad de los municipios.

"No puede llegar un grupo a incendiar comercios y palacios municipales, mientras el Ejército está resguardado en sus cuarteles; tampoco pueden los mandos de la Policía Federal estar mandando oficios a la ciudadanía para informar que no circulen después de cierto horario", arengó el legislador michoacano, en referencia a las acciones de violencia en Apatzingán.

En un comunicado, sostuvo que ha llegado el momento de que el gobierno de Michoacán acuda a las regiones en conflicto y se instale ahí con su gabinete para diseñar una estrategia de fondo con acciones de carácter social para darle certeza a los ciudadanos: "¡Ya no hay de otra!".

"Se tiene que reencauzar la crisis y el gobierno federal, en coordinación con el local, tiene que hacerse cargo de la seguridad en las zonas de conflicto de Michoacán; el reto de las instituciones y del Estado nacional es restablecer la paz, la seguridad y el orden no sólo desde una perspectiva policiaca, sino desde una visión integral por el tamaño de la descomposición social que es evidente", remarcó.

El diputado federal del PRD convocó nuevamente a las fuerzas políticas a nivel local y federal a sumar esfuerzos para aportar soluciones al problema que azota al estado de Michoacán.

"Pensar que con la renuncia de un funcionario se van a resolver las cosas es trivializar la magnitud de este problema. Si el asunto fuera tan sencillo como que renuncie alguien, pues yo creo que la situación ya se hubiera resuelto. El tema es mucho más complicado que eso, son décadas de descomposición social, de deterioro de las relaciones tanto de autoridades locales, federales, estatales con sectores importantes de la población, sobre todo en regiones tan emblemáticas como la Tierra Caliente de Michoacán", dijo.

Por separado, la senadora perredista Iris Vianey Mendoza exigió a los tres órdenes de gobierno cumplir su responsabilidad y obligación institucional preservando y recuperando la seguridad de la gente que reclama vivir con justicia y dignidad.

Lamentó el clima de violencia y las confrontaciones en Tierra Caliente y remarcó que "no debe afectarse más a terceros inocentes, a hombres y mujeres que nada tienen que ver en el conflicto armado que sucede y, parece, día a día se profundiza y agrava".

"Con la profunda tristeza que me provoca la situación de mi pueblo y ante la impotencia para intervenir con acciones específicas de autoridad por ser de competencia del Ejecutivo federal, estatal y municipal, hoy expreso mi absoluta solidaridad con las familias de Apatzingán, Aguililla, Parácuaro y Buenavista, y en general de todas las de Michoacán, que viven momentos de zozobra y angustia", agregó.