“Siempre veo los errores”: Ruth Zavaleta

Fungió como secretaria de Desarrollo Social durante la jefatura de Gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas. Además fue jefa delegacional en Venustiano Carranza y presidenta de la Cámara de Diputados.
Ruth Zavaleta
Ruth Zavaleta (Arturo Bermúdez)

Ciudad de México

Hija de un electricista, Ruth Zavaleta creció en Guerrero. Su padre fue una especie de “Chucho el Roto”, que repartía maíz entre los más necesitados. Viajó a la Ciudad de México para estudiar e integrarse al activismo social. Tras estudiar Ciencia Política en la UNAM se incorporó a grupos de izquierda, posteriormente militó en el PRD y actualmente es diputada por el Partido Verde Ecologista de México.


¿Sigue siendo de izquierda?

Sí, sigo pensando que el desarrollo puede ser sustentable a partir de la justa distribución de la riqueza. No obstante también creo que a la izquierda le hace falta trabajar en propuestas para generar riqueza.


¿Se puede ser de izquierda y militar en el Partido Verde?

Sí, estoy en la fracción del Verde pero no me han invitado al partido. Aun así he podido votar diferente al grupo.


¿Mantiene amigos en el PRD?

Bastantes, no tuve mayores diferencias a las conocidas con López Obrador. Salí del PRD porque creí que podíamos constituir un partido local con René Arce, pero cambiaron las reglas y ya no lo pudimos armar.


¿Sigue pensando que López Obrador es un buscapleitos?

Esa es una página pasada. En lo particular no tengo más que decir, no retiro lo dicho pero tampoco lo quiero estar repitiendo.


¿Hay machismo en la política mexicana?

Sí, como en todo el mundo. Sin embargo, en México tenemos una circunstancia favorable para los derechos de las mujeres y me refiero a las cuotas de género. Poco a poco la gente se da cuenta de que tenemos las mismas capacidades para ocupar altos puestos políticos.


Hay feministas que cuestionan las cuotas de género, porque se antepone el sexo a las capacidades.

Sí, pero la capacidad se adquiere con la práctica. La experiencia solo se adquiere teniendo los espacios y los partidos no se preocupan por capacitar a sus activos.

 

¿Canta las de Paquita la del Barrio y Lupita D’ Alessio?

¿Cómo cuál? Solo “Cheque en blanco”. Cuando voy corriendo por la pista de canotaje las escucho para agarrar valor y correr más rápido.


¿Con dedicatoria?

Sin dedicatoria, para mí el amor es una cosa extraordinaria. No podemos verlo con el punto de vista de las telenovelas porque terminamos frustrados.




¿Ve telenovelas?

No, hace tiempo vi Tieta de Agreste y Café con aroma de mujer. Prefiero ver películas, en todo caso de chica oía radionovelas, en especial Kalimán y Porfirio Cadena, El ojo de vidrio.


¿Le gustan los toros?

No, aunque en un momento organicé una corrida para recaudar fondos junto a Luis Niño de Rivera. Mis diferencias no son por cuestiones ecológicas, sino porque me parece algo violento. Hasta matar un ratón en casa me angustia.


¿Deberían prohibirse?

No sé si prohibirse, pero al menos buscar una forma de moderarlas.


¿Y del aborto qué me dice?

Estoy de acuerdo en que se despenalice. Es una asignatura pendiente pero es difícil discutirla ahora. No se ha querido tocar en la Cámara de Diputados y nos falta abordarlo, recordemos que en estados como Guanajuato hubo 33 mujeres encarceladas acusadas de aborto. Hemos hecho algo político de un tema de salud pública.


¿Se debe despenalizar la mariguana?

Sí, pese a las críticas. No se trata de promover su uso, no quiero que mis hijos la consuman pero tampoco podemos cerrar los ojos ante la realidad.


¿A qué es adicta y no vale decir el trabajo?

Al perfeccionismo, eso me genera problemas en mi entorno.


Sufrirá mucho porque la vida no es perfecta…

Claro, por eso es un vicio.


¿Busca la pareja perfecta?

Sí, y ese es un problema. Asumo que es difícil convivir conmigo porque siempre veo los errores.