"Perdone con el corazón", piden a mamá de niño víctima de bullying

En Guerrero, una madre se coló a una conferencia sobre abuso escolar para reclamar al plantel el maltrato a su hijo de 6 años.
En el encuentro participaron funcionarios de primer nivel estatal.
En el encuentro participaron funcionarios de primer nivel estatal. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo, Guerrero

La madre de un niño de primer año de primaria que fue agredido por un estudiante de tercero de secundaria se quejó con los directivos del instituto Cricat, quienes solo le respondieron: "Señora, perdone con el corazón".

La mujer, de mirada firme y con la voz quebrada por la molestia, pero con la intensidad necesaria, solicitó la palabra al término de una conferencia magistral desarrollada precisamente para prevenir el acoso escolar.

Al denunciar el maltrato, rápidamente captó la atención de la concurrencia. Entre los asistentes estaban funcionarios de primer nivel de la administración estatal, como el secretario de la Juventud, Eduardo Basilio Melo, y el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno.

"Aquí hay bullying", dijo con énfasis la señora, deseosa de que nadie se quedara sin atender la queja. Se presentó como trabajadora de la Secretaría de Educación de Guerrero, incluso vestía una blusa color azul cielo con los logotipos de la dependencia, pero aclaró que estaba en el instituto en calidad de madre de familia.

El instituto Cricat es un proyecto educativo originalmente impulsado por religiosos de tendencia protestante, aunque en los últimos años recibe a población abierta para ayudar a niños y adolescentes con problemas de conducta.

Sus instalaciones son amplias y plantea un programa de seguimiento a sus estudiantes, pues cuentan con área para los niveles preescolar, primaria y secundaria.

La charla sobre acoso escolar se desarrolló en el auditorio del plantel, que se ubica en el lado sur de Chilpancingo, Guerrero.

Al término de la conferencia disertada por un especialista que forma parte del Observatorio Nacional contra el Acoso Escolar, la mujer solicitó la palabra para explicar por qué en ese instituto se practica el bullying.

"A mi hijo, que es un niño de primer año de primaria, un estudiante de tercero de secundaria lo zarandeó muy feo; lo tomó por la fuerza en la parte baja y se lo llevó hasta el tercer piso, de ahí lo colgó de los pies sujetándolo de los tobillos con las manos", narró.

Señaló que muchos compañeros vieron cómo el cuerpo del menor se balanceó hacia el vacío durante varios minutos, sostenido apenas por la fuerza de su compañero de secundaria y que nadie intervino para culminar la vejación.

Una vez en su casa, el niño, del que se omite la identidad, comentó el caso con su madre, que de inmediato se presentó al plantel para reportar el hecho. La respuesta que le dieron la dejó sumamente inconforme.

"Vine con los responsables de la institución, me escucharon y al final solo me dijeron que 'perdonara con el corazón'". Lamentó la respuesta y exigió que se proceda administrativa y jurídicamente con la intención de que la conducta de maltrato no tenga un avance que represente un riesgo para la comunidad escolar.

"Yo sí les digo, con mucho respeto, que no puedo perdonar con el corazón… hagan algo al respecto", terminó su testimonio.