Señala regidor 700 irregularidades en administración de Bustamante

Luis Felipe Ledezma espera que el exhorto de Cabildo a Gobierno del estado para que audite la administración pasada en Tijuana no termine en un arreglo político

Tijuana

Que no termine en un arreglo político, espera el regidor Luis Felipe Ledezma sobre el exhorto de realizar una auditoría a la administración del ex presidente municipal Carlos Bustamante, el cual fue aprobado por unanimidad en el Cabildo tijuanense y está en espera de la respuesta del Congreso del estado.

Así lo afirmó el regidor, en entrevista para Milenio Radio. Además, dijo que si prospera el exhorto se sentaría un precedente.

"Ojalá que no se dé, siempre pasa lo mismo en México. Yo estoy en medio, yo no soy del PRI...estoy haciendo mi trabajo como obligación de legislador municipal y que estamos facultados para haber hecho lo del exhorto, inclusive todos votaron a favor; no hubo ningún voto en contra. Yo no sé de los pleitos políticos pero se presume que son pleitos políticos porque no tiene otra explicación", dijo.

"Ya concluyó nuestro trabajo, ahora está del lado de la cancha de los legisladores. ¿Qué se puede dar? Lo que siempre hemos visto en México; obviamente y doy la razón y ojalá que no pase, nosotros vamos a estar informando de que 'aquí nos peleamos y acá se arreglan'. Ojalá...que sentemos un precedente; en otros estados ya han pisado la cárcel presidentes municipales, gobernadores", añadió.

Luis Felipe Ledezma declaró que se han encontrado unas 700 irregularidades cometidas por diferentes funcionarios de la pasada administración y que deberían recibir una sanción.

"Estamos coadyuvando con el síndico procurador donde ya van alrededor –es la única información que yo tengo- de 700 irregularidades ya, que tienen que ver con muchas cosas que pueden tener, de acuerdo a la Ley de Responsabilidades, una sanción, para funcionarios directamente, otros indirectamente por omisión. Y esto se tiene que derivar en castigos...puede ir desde la amonestación solamente, la devolución de un dinero, la inhabilitación y en algunos casos puede ser incluso hasta penal", refirió.

Aceptó que es una situación inusual que un gobierno priista audite a otra del mismo partido, pero reconoció que desde el inicio se dio una especie de ruptura entre las administraciones.

"La ruptura se vino, al menos la información que yo tengo, desde el periodo de transición. Ciertos integrantes del Cabildo, incluyendo tu servidor, tratamos de ayudar, de coadyuvar y de participar en el proceso de transición y yo soy testigo que el trato que se le dio a la administración que iba a entrar no fue el adecuado. Entonces desde ahí yo veo que hubo, si no una ruptura, no una coordinación de grado político", expuso.