Senadores se vacunan contra la influenza

Ante el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Raúl Cervantes, el secretario de Salud del DF, Armando Ahued, insistió en que no hay una alerta epidemiológica en la capital del país.
El senador michoacano Ascención Orihuela, que se levantó la manga de la camisa para que el doctor Ahued le aplicara la vacuna.
El senador michoacano Ascención Orihuela, que se levantó la manga de la camisa para que el doctor Ahued le aplicara la vacuna. (Angélica Mercado)

Ciudad de México

El gobierno capitalino arrancó una segunda campaña de vacunación entre senadores, quienes acudieron a cuentagotas a aplicarse la vacuna, entre risas y nervios.

"¡Ay, ay..!", fingió la senadora ecologista María Elena Barrera mientras el secretario de Salud del gobierno capitalino, Armando Ahued, le aplicó la vacuna. Así, la senadora animaba a sus demás compañeros a vacunarse, al señalar que no duele.

Ante el presidente de la Mesa Directiva del Senado, el priista Raúl Cervantes, el doctor Ahued insistió en que no hay una alerta epidemiológica en la capital del país, pues hoy se conoce el virus y se han tomado las medidas necesarias, como aplicar 2.4 millones de vacunas aplicadas ya.

Informó que en el Distrito Federal se ha cumplido ya con la meta de vacunación, pero existen todavía 90 mil dosis que se aplican en 47 estaciones del Metro, en dos del Metrobús y en ferias de salud, así como en las zonas más altas de la ciudad de México donde por el frío la campaña es ir casa por casa.

Explicó que es importante vacunarse cada año, porque el virus muta.

El presidente del Senado, Cervantes llamó a los ciudadanos a aplicarse la vacuna, aunque dijo que él ya no se la aplicaría esta vez porque ya se inoculó.

Uno de los primeros en acudir fue el senador por Baja California Sur, Ricardo Barroso, quien se descubrió el brazo y dijo que no le dolió y más vale hacer caso a las autoridades de salud.

Luego, una a una las senadoras Ana Lilia Herrera, la senadora Barrera y Martha García pasaron con sonrisas nerviosas por su vacuna.

"¡No duele, no duele, el doctor tiene buena mano!", expresó la senadora Herrera, tras lo cual siguió en turno el michoacano Ascención Orihuela, que se levantó la manga de la camisa para que el doctor Ahued le aplicara la inmunización.