Senado instala bebederos públicos

Con una inversión de 200 mil pesos, el Senado estrenó 6 bebederos de agua potable como parte de una iniciativa sustentable para reducir el consumo de botellas de plástico.
El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Roberto Gil, dijo que sustituir botellas de PET por bebederos de agua en el Senado son pequeñas acciones que forman una rutina social.
El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Roberto Gil, dijo que sustituir botellas de PET por bebederos de agua en el Senado son pequeñas acciones que forman una rutina social. (Angélica Mercado)

Ciudad de México

El Senado puso en marcha la instalación de bebederos públicos como parte de las acciones de “Senado sustentable”, con la intención de disminuir el consumo de botellas de agua y PET en esta cámara, con una inversión inicial de 200 mil pesos para seis equipos conectados a la red pública de aguas de la Ciudad de México.

Los bebedores ofrecen la posibilidad de tomar directamente del chorro de agua o de colocar un envase para servir el líquido y la primera en darle un sorbo fue la senadora panista Silvia Garza, presidenta de la Comisión de Cambio Climático, y quien ha sido impulsora del programa “Senado sustentable”.

Al respecto, el presidente Roberto Gil dijo que sustituir botellas de PET por bebederos de agua en el Senado son pequeñas acciones que forman una rutina social y eventualmente se traducen en políticas públicas sostenibles.

Explicó que la iniciativa busca eliminar el uso de botellas de PET y fomentar el consumo de agua mediante bebederos para tomar conciencia de que hay que cambiar las formas de consumo, las relaciones con el mundo y la naturaleza, al tiempo de lograr economías.

Destacó que el proyecto Senado Sustentable, es un reto completo e integral que surgió a partir de un diagnóstico técnico y bien construido, en el que colaboraron expertos, quienes revisaron el funcionamiento de las instalaciones y precisaron dónde están las ventanas de oportunidad para impulsar el “Senado Verde”.

El secretario Administrativo del Senado, Roberto Figueroa, detalló que en 2015 el Senado destinó un presupuesto de 900 mil pesos en pago de agua, pero este proyecto contempla instalar de 20 a 25 bebederos, con lo que se generarán ahorros y se modificará el patrón de consumo.

Para los seis bebederos instalados, se invirtieron 200 mil pesos, por lo que los más de 25 equipos constarán alrededor de 800 mil pesos.

Detalló que estos bebederos –instalados en las entradas del inmueble-- no consumen energía, ya que el líquido proviene directamente de la toma de agua de la Ciudad de México, que pasa por filtros especializados y tiene la ventaja de que está certificada para poderla beberla libremente.