Reanuda Senado debate; el PAN propone cuatro reservas

Acción Nacional propone dejar en manos de la Suprema Corte de Justicia la facultad de decidir si una reforma constitucional, como la de energía, es consultable.
El senador del PRD Manuel Camacho Solís, durante su participación en el debate sobre la ley de consulta popular en el Senado.
El senador del PRD Manuel Camacho Solís, durante su participación en el debate sobre la ley de consulta popular en el Senado. (Angélica Mercado)

Ciudad de México

El Senado reanudó la sesión en la que discute la Ley General de Consulta Popular, una vez que la bancada de Accion Nacional llegó a acuerdos para proponer cuatro reservas, que implicarían dejar en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la facultad de decidir si una reforma constitucional, como la de energía, es consultable.

Tras horas de debate interno, el panista Roberto Gil explicó que su bancada llegó a acuerdos para presentar cuatro reservas. En el debate interno, senadores panistas dijeron que se valoró que esta modificación a los artículos 5 y 6 del dictamen permitiría que sea la Corte la que defina si la reforma energética se somete o no a consulta.

De hecho, desde tribuna el perredista Isidro Pedraza dijo que si se mantiene este ofrecimiento "yo daría mi voto a favor" de este dictamen modificado y distinto al que mandaron los diputados.

La propuesta panista plantea que se transcriba el artículo 35, para quedar en el 5 y 6 de la Ley General de Consulta, a fin de permitir que no solo sean consultables lo actos legislativos del Congreso o los actos administrativos del Ejecutivo.

Se propondrá que la Suprema Corte de Justicia de la Nación sea quien determine si una reforma constitucional se puede consultar.
También se propondrá eliminar el requisito de la OCR (Reconocimiento Óptico de Caracteres) incluido en la credencial de elector, al considerar que es un elemento técnico muy complicado para los ciudadanos de encontrar en su mica.

Asimismo, se elimina la posibilidad de que los patrocinadores de la consulta puedan comprar tiempos para promoverla, lo que abría la posibilidad de que el Ejecutivo o los partidos pudieran adquiror espacios en radio y televisión, en época electoral, al margen de aquellos que otorgue el INE.

Al reanudar los trabajos, los perredistas Armando Ríos Piter increpó desde tribuna que se pretendan cancelar los derechos ciudadanos, al impedir un ejercicio real de consulta.