En el Senado, proyecto de manifestaciones públicas

La legisladora Gabriela Cuevas presentó la iniciativa que fue tramitada a comisiones, sin presentación en tribuna ni debate, y con el argumento de que la Cámara Alta sí puede legislar en materia ...

México

La fracción del PAN en el Senado presentó su iniciativa de ley de manifestaciones públicas, que prevé disolver marchas “ilegales”, que se contrapongan a las buenas costumbres, a las normas de orden público o en las que exista violencia, con sanciones de hasta 36 horas de arresto y 30 días de salarios mínimos.

La legisladora Gabriela Cuevas presentó la iniciativa que fue tramitada a comisiones, sin presentación en tribuna ni debate, y con el argumento de que la Cámara Alta sí puede legislar en materia del DF, al amparo del artículo 122 constitucional.

En la argumentación, se detalla que se busca expedir una ley que establece la facultad de la autoridad para disolver las manifestaciones contrarias a las buenas costumbres o a las normas de orden público, así como aquellas en las que se profieran insultos o amenazas, se empleé violencia contra las personas y sus bienes, se obligue a la autoridad a resolver un asunto en determinado sentido o se bloqueen las vías primarias del DF.

Además, las marchas solo se podrán realizar en vías con más de un carril, prohibiéndose la obstrucción de más de la mitad de estos.

La iniciativa contempla que las manifestaciones sólo se podrán realizar entre las 11 y las 18 horas. Cuando una manifestación altere el funcionamiento de instituciones públicas, la Secretaría de Seguridad Pública “deberá disolverla y garantizar el libre acceso de los servidores públicos a las instalaciones”.

En tanto, en la ALDF, la bancada panista presentará el próximo martes una iniciativa de ley para el Uso de las Vías y los Espacios Públicos del Distrito Federal, debido a que las marchas violentas son cada vez más frecuentes.

En conferencia, el coordinador panista, Federico Döring, explicó que es una iniciativa “que responde a la nueva realidad de la ciudad; las expresiones violentas, porriles y delictivas que vimos ayer, se están volviendo jurisprudencia en la ciudad de México”.

La iniciativa plantea compartir responsabilidades, es decir, que los gobiernos federal y local asuman lo que les corresponde para evitar actos vandálicos en marchas.