Senado alista aprobación de dictamen sobre consulta popular

Con el respaldo del PRI, PAN y PVEM se acordaron cambios al dictamen que establece que corresponde a la Corte determinar si a una reforma constitucional le es aplicable la consulta ciudadana.

Ciudad de México

El Senado alista la aprobación en breve del dictamen que expide la Ley Federal de Consulta Popular, en donde se establece que corresponderá a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinar si a una reforma constitucional, incluida la energética, le es aplicable la consulta ciudadana.

Con el respaldo de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y Verde Ecologista de México (PVEM) se acordaron cambios de último momento al dictamen, en el que el tema más importante es dejar en manos de la Corte decidir si una reforma constitucional es consultable.

En tribuna el senador del PAN, Héctor Larios Córdova, expuso los alcances del acuerdo y cuestionado sobre sí aplicaría una consulta popular a la reforma energética indicó que su opinión no es importante, porque será la Corte la que determine en cada caso lo conducente.

A propuesta del PAN se prevé retirarle la facultad al Ejecutivo federal de promocionar una posición con respecto a una consulta o promocionar la suya propia, y se eliminó la posibilidad de cederle tiempos oficiales a los patrocinadores de una consulta.

Esta ley reglamenta la fracción VIII del Artículo 35 de la Constitución y tiene por objeto regular el procedimiento para la convocatoria, organización, desarrollo, cómputo y declaración de resultados, y promover la participación ciudadana en este ejercicio.

Dentro de los cambios y acuerdos entre el PRI y PAN se perfila establecer que se transcriba el Artículo 35 para quedar en el 5 y 6 de la Ley General de Consulta, a fin de permitir que no sólo sean consultables los actos legislativos del Congreso o los actos administrativos del Ejecutivo.

Asimismo se propone eliminar el requisito de la OCR (Reconocimiento Óptico de Caracteres) incluido en la credencial de elector, al considerar que es un elemento técnico muy complicado para los ciudadanos de encontrar en su mica.

En el dictamen se establece que la consulta popular "es el mecanismo de participación por el cual los ciudadanos ejercen su derecho, a través del voto emitido, de expresar su opinión respecto de uno o varios temas de trascendencia nacional".

Serán objeto de consulta popular los actos de carácter legislativo del Congreso, así como los actos administrativos del Ejecutivo federal, siempre que sean de trascendencia nacional.

No así la restricción de los derechos humanos reconocidos en la Constitución, y los principios consagrados en el Artículo 40 de la Constitución, relativos a la disposición del tipo de Estado y la forma de gobierno.

La material electoral, los ingresos y gastos del Estado, y la seguridad nacional y la organización, funcionamiento y disciplina de la Fuerza Armada permanente tampoco serán sujetos de consulta popular.

Se entenderá por tema de trascendencia nacional para consulta popular cuando contenga elementos "que repercutan en la mayor parte del territorio nacional, o que impacten en una parte significativa de la población".

Además "que propongan la creación, modificación o eliminación de políticas públicas que repercutan en la mayor parte del territorio nacional o impacten en una parte significativa de la población, o que propongan legislar nuevas leyes o modificaciones a las existentes que impacten en una parte significativa de la población".

A pesar del abierto rechazo de la mayoría de los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y todos los del Partido del Trabajo (PT), el senador perredista Isidro Pedraza señaló en tribuna que "si se mantiene este ofrecimiento, yo daría mi voto a favor de este dictamen".