Segob, al rescate de obra de David Alfaro Siqueiros

“Las condiciones de encierro y soledad en las que se encontraban los presos no limitaron el ingenio creativo”, señala la dependencia.
El muralista fue tres veces encarcelado en el "Palacio Negro".
El muralista fue tres veces encarcelado en el "Palacio Negro". (Omar Franco)

México

A pesar de su pensamiento político de “animadversión a los sectores dominantes” y su identificación con el movimiento obrero, la Secretaría de Gobernación pretende retomar la obra de David Alfaro Siqueiros a través de las pinturas que realizó cuando estuvo preso en Lecumberri, así como de otros opositores al régimen durante las décadas de los 30 a los 70, como Álvaro Mutis, José Revueltas, Heberto Castillo y Demetrio Vallejo.

La dependencia federal sostiene que a los escritores, pintores, dramaturgos e historiadores que alguna vez estuvieron en el Palacio de Lecumberri, “el encarcelamiento abonó a su creatividad” y lo mismo sucedió con “presos comunes”, quienes incluso apoyaron en la ejecución de obras.

Gobernación, a través del Archivo General de la Nación, solicitó presupuesto para restaurar y mantener unas escenografías realizadas en 1960 por el muralista, llamadas Licenciado, no te apures, con el auspicio del entonces director de la cárcel, general Martín del Campo.

Con la asignación de un espacio a esta obra, también se pretende integrar un fondo documental y gráfico sobre la vida de Siqueiros, “así como de los personajes asociados con su pensamiento político y su ingenio artístico”.

De acuerdo con el proyecto de inversión registrado en cartera, del trabajo que inició en junio y terminará en diciembre de este año, se adquirirá la obra que realizó Siqueiros en Lecumberri y se acondicionarán las áreas de exhibición, lo que tendrá un costo total de siete millones 560 mil pesos, con lo cual prevén recibir una mayor cantidad de visitantes e investigadores “relacionados con el tema de la vida y obra del muralista durante su paso por Lecumberri”.

En el documento, Gobernación explica que hasta 1977 Lecumberri fue una cárcel del Distrito Federal que durante temporadas concentró a personajes conocidos del ámbito político y cultural del país y el extranjero.

“Las condiciones de encierro y soledad en las que se encontraban los presos no limitaron el ingenio creativo, por lo que se realizaron diversas obras pictóricas y escenográficas que fueron presentadas dentro del penal en áreas proporcionadas por uno de los directores, el general Martín del Campo, a quien se le atribuyen los diversos programas de rehabilitación de reclusos a través de talleres artísticos al interior de la cárcel durante su gestión”, se señala en la ficha técnica del proyecto de inversión.

Siqueiros estuvo recluido tres ocasiones en Lecumberri: 1930, 1940 y 1960, “por motivos relacionados con su pensamiento político, entregado al movimiento obrero mexicano, con animadversión a los sectores dominantes.

“Siqueiros en la cárcel retomó la pintura con series de pequeñas acuarelas, óleos y grabados creados en condiciones precarias” y durante su última estancia en Lecumberri, de 1960 a 1964 realizó más de un centenar de dibujos, y destaca la creación de dos escenografías como biombos constituidos por varios paneles unidos por bisagras para montajes escritos por los presos, “permitiéndole dar un paso más allá del caballete, haciendo pintura pública dentro de la prisión” para ambientar la obra Licenciado, no te apures que, al morir, fueron entregadas a su hermano y por circunstancias desconocidas fueron cedidas al coleccionista Paul Antebi, quien en 1987 donó una de ellas al Archivo General de la Nación.

La intención es adquirir la segunda parte de la pieza para reivindicar a Siqueiros uniendo las dos piezas.