Salario mínimo mensual, como beca para jóvenes: José Guadarrama

Pretende acabar con el rezago de estudiantes que deben dejar las aulas para ganarse la vida y apoyar a la familia.
Prometió un sistema de salud más eficiente.
Prometió un sistema de salud más eficiente. (Jorge Sánchez)

Hidalgo

Un viejo conocido de la política hidalguense es el profesor oriundo de la sierra de Jacala. Egresado de la Normal del Mexe, dos veces diputado federal, ex senador, ex secretario general de Gobierno del Ejecutivo que busca encabezar ahora, José Guadarrama lleva más de tres décadas en la política y aún aspira a dejar huella en la entidad, donde se le ha negado ser gobernador en más de una ocasión.

Educación, salud y seguridad son sus principales propuestas, pero en especial, quiere acabar con el rezago de estudiantes que deben abandonar las aulas para ganarse la vida y apoyar a sus familias. Por ello, como docente, quiere imponer en Hidalgo el programa de pago de salario-beca para evitar la deserción.

¿Cuáles son las propuestas para mejorar la educación?

 Me queda clarísimo que sí hay que apostarle a la educación, mínimo hay que duplicar el presupuesto del sector, ¿duplicarlo para qué? Para tener recursos que nos permitan decir, cuál es el proyecto; lo que tenemos que construir, cuánto se dedica a ese proyecto para educación de excelencia.

“Los proyectos de carácter regional en materia de educación, el que capacites, actualices y visualices con los maestros cuál es la excelencia educativa; y a esos maestros los fortalezcas salarialmente para que tengas maestros bien pagados, y maestros con el reconocimiento de que te van a preparar a quienes van a ser tus factores de la transformación del estado”.

En cuanto al tema de seguridad, ¿Cómo combatirla?, ¿Cómo procurar que los hidalguenses estén seguros?

Primeramente el problema: tengo una grave preocupación, de que el crimen está penetrando el estado, y que las encuestas tanto Inegi, como de otras instituciones especializadas, en puntos específicos que tienen que ver con la seguridad, nos están diciendo que en Hidalgo solo se denuncia 17 por ciento de los delitos, y solo se castiga 2 por ciento”.

En la cuestión de salud pública, ¿Cómo percibe la situación del sector salud en el estado? Y ¿Cómo mejorarla?

Me parece muy grave, es muy delicada; hay un poquito menos, alrededor de 14 mil trabajadores de la salud: 70 por ciento de ellos son administrativos, 30 por ciento son médicos y enfermeras, se está utilizando el presupuesto de la salud para proteger plazas que no corresponden ahí, qué habla de ello, habla de que en los centros y las clínicas de salud, los médicos trabajan de las ocho a las tres de la tarde, porque tienen que ir haciendo otra tarea o alguna otra actividad de la propia Secretaría de Salud para compensar ese déficit que se tiene de médicos y enfermeras; entonces, atienden de lunes a viernes de ocho a tres de la tarde, sábados y domingos no atienden, entonces los hidalguenses no tienen permitido enfermarse fuera de ese horario.

 “Me parece que la salud necesita en Hidalgo una reingeniería absoluta, un cambio de 70, 30, 70 por ciento de médicos y enfermeras, y ni siquiera me atrevería a decir que 30 por ciento administrativos, yo creo que menos, modernizar todos los centros de salud de las cabeceras municipales por pequeñas que sean, y ponerle a la mano que ahí se hagan estudios, que haya medicinas, que haya médicos todos los días de la semana.

“Desde luego la primera acción es invertir en estos aspectos y no permitir que por falta de presupuesto falten medicinas o la posibilidad de estudios para la gente”.

Se acerca el debate del Instituto Electoral del Estado de Hidalgo, ¿Cómo se siente en cuestión de preparación para él?, ¿Cómo tomará el encuentro?

Primero lo tomo con toda la formalidad y seriedad que representa la convocatoria del Instituto Estatal Electoral, lo tomo con el compromiso de que se enteren los hidalguenses cuáles son mis propuestas, y cómo se debata, y tercero, estoy preparado porque conozco cada rincón del estado y sé que le hace falta, y por donde está la posibilidad de transformarlo en un estado de oportunidades que genere riqueza, que se distribuya equitativamente, que haya empleos, buenos salarios, que se acabe con ese rezago educativo, abatir la pobreza y darle seguridad.