“Soy tan radical como Sabina”: Fernando Belaunzarán, diputado del PRD

Asegura que México está listo para despenalizar las drogas y no para seguir con esta guerra, pues “hay un proceso de descomposición tremenda, nada más hay que ver Michoacán... debemos cambiar de ...
“Yo respeto las diferencias, entonces no quiero ver enemigos...”
“Yo respeto las diferencias, entonces no quiero ver enemigos...”: Fernando Belaunzarán, diputado del PRD (Claudia Guadarrama)

México

La legalización del consumo de la mariguana es un debate que se ha abordado por meses gracias al impulso de varios personajes; uno de ellos es el diputado Fernando Belaunzarán, quien platicó con MILENIO sobre las convicciones liberales que comparte con el cantautor español Joaquín Sabina.

Joaquín Sabina es de izquierda, tú también. ¿Te consideras más radical que él?

Sí, o a lo mejor estamos más o menos parejos; creo que él también ha hecho una crítica válida a las estructuras de los partidos.

“Una vez dijo: ‘La próxima vez que me vuelvan a pedir un voto, voy a vomitar en la urna”. Nos identificamos mucho.

“Creo que el asunto de ser radical no tiene que ver con que entre más delirante, estridente o mienta-madres eres más de izquierda, eso es falso. La izquierda tiene que ser un asunto de objetivos; decía Marx ‘que ser radical es tomar las cosas de raíz’”.

También has publicado muchos libros como Sabina, ¿qué te da la literatura?

Escribir es una necesidad, es un desahogo, pero a mí me encanta la polémica. En cualquier espacio en el que puedo estar la busco, pero no para despedazar al adversario, para hacer trizas al otro, es para establecer un diálogo; un diálogo es constructivo y hay que ser duro en el debate, con las ideas, pero respetuoso de la persona.

¿Por ese gusto por la polémica metiste en 2012 la iniciativa para legalizar la mariguana?

Sí, también por convicciones liberales que creo comparto con Sabina. La idea de que cada quien decida sobre su vida. Un ciudadano puede decidir sobre el futuro del país o hacerse responsable si comete algún ilícito, entonces por qué no puede decidir sobre su sistema nervioso y su vida, sobre su cuerpo. Por supuesto, tiene que hacerlo con información, educación y tener las herramientas.

“Ése es el punto, no un policía que te esté diciendo no lo hagas, y si lo haces, te meto a la cárcel, porque eso no funciona; la represión en cuestiones de cuerpo es absolutamente contraproducente. Prohibir no es prevenir”.

¿Crees que México está preparado para que se legalicen las drogas, no solo en el aspecto cultural, sino de salud?

Por supuesto, para lo que ya no está preparado es para seguir con esta guerra, hay un proceso de descomposición tremenda, nada más hay que ver Michoacán.

“No podemos esperar mejores resultados si hacemos lo mismo, hay que cambiar de paradigma y el primer paso es con la mariguana. El fracaso del prohibicionismo es mundial, no solo del país.

“Es claro porque nadie puede decir que estamos mejor que cuando Calderón escaló la guerra contra las drogas; no estamos mejor: las organizaciones criminales no son más débiles, hay un gran daño al tejido social, las cifras oficiales son 70 mil muertos, 26 mil desaparecidos y un número incuantificable de desplazados.

“Antes iban a Estados Unidos solo los desposeídos, en busca de mejores condiciones de vida; ahora es una migración de despavoridos, de gente pudiente que abandonó el país por la inseguridad”.

Sabina es uno de los mejores cantautores de la historia, ¿crees que se necesita de la mariguana para serlo?

No, por supuesto que no se necesita, pero tampoco estorba necesariamente; incluso en las canciones de Sabina la mariguana es común, la cita en muchas.

“Me parece que es un gran autor, no solo por esa parte que es liberal. Siempre digo que Sabina sí me comprende. En alguna ocasión, en un diálogo sorpresivo que tuve con Ulises Ruiz, el ex gobernador de Oaxaca, cité a Sabina: “Por decir lo que pienso, sin pensar lo que digo…”, porque él quería que hiciéramos una alianza y le dije que no era posible; al contrario, por lo que representaba, nosotros teníamos que ir en contra tuya… fue un diálogo muy franco, pero yo citaba a Sabina”.

“Y nos dieron las diez” es una de su canciones más famosas, pero también más tristes. ¿Te dio tristeza la respuesta del subcomandante Marcos cuando respondió tu carta?

Bueno, sí, pero lo que más me decepcionó fue que yo contesté y La Jornada no quiso publicar mi carta de respuesta. ¿Por qué razón?, porque la directora de ese periódico decide que mejor no hay que molestar al subcomandante, como tampoco hay que molestar a Andrés Manuel López Obrador o a Enrique Peña Nieto, parece que quiere quedar bien con ambas partes.

¿Qué le debatías en la carta al ‘subcomandante’?, ¿que el PRD había ayudado en la negociación?

Paramos la guerra o fuimos parte, no solo el PRD, fue gran parte de la sociedad civil. Pero nosotros lo hicimos sin pedir nada a cambio.

Una plática muy conocida fue la de Sabina y Fidel Castro, de ahí surgió el disco ‘Enemigos íntimos’, ¿tú tienes enemigos?

No los quiero ver así. La verdad es que para mí, que alguien piense distinto, no es razón para llamarle traición a la patria.

“Creo que el problema es que el fanatismo nace con el sentimiento de superioridad moral y cuando uno piensa que solo su pensamiento es legítimo.

“Yo respeto las diferencias, entonces no quiero ver enemigos; puede haber adversarios, podemos debatir fuerte y, por supuesto, hay algunos más graves que otros.

“Ahora con la reforma energética tenemos una gran diferencia, nosotros vamos con todo por la consulta; ellos no lo aceptan. Quiero creer en una izquierda inclusiva que sepa sumar a los demás, incluso a los que no se asumen de izquierda.

Nadie de tu partido fue a la promulgación de la reforma política, “y sin embargo”, como la canción de Sabina, tú sí y le regalaste al Presidente una playera que decía “que me pregunten”, ¿por qué?

Un conjunto de artistas, de intelectuales, Damián Alcázar, Gael García, Eugenio Derbez, Edith González, una cantidad importante, sacó un video que decía “que me pregunten de la reforma energética”.

“Lo hicieron apoyándose en la Constitución, porque el artículo 35 establece la consulta popular. Nobleza obliga a reconocer que el Presidente fue muy gentil al recibirla; espero que ojalá lo convenza, porque es convicción democrática que se cumpla la Constitución; si ellos están convencidos de las bondades y las virtudes de la reforma energética, pues que convenzan a la sociedad y que ésta lo refrende con el voto.

¿Te ha convencido Peña Nieto con su reforma?

No.

Aprobaron la iniciativa ciudadana, ¿fue un “Pacto entre caballeros”?

Fue un pacto de caballeros desde hace tiempo, porque todo este conjunto de reformas fue propuesto por los ciudadanos, no por los partidos. Viene de la reforma política de 2011, se hizo hasta un hashtag… y ya ahí venía la consulta popular, la iniciativa ciudadana, la iniciativa preferente, las candidaturas independientes.

“No pasó en esa ocasión la reelección legislativa, en esta última reforma ya la pusimos... qué bueno que se esté respetando el empoderamiento de los ciudadanos”.

¿Nos “Llueve sobre mojado” a los mexicanos con estas reformas?

En algunas cosas nos llueve sobre mojado, sobre todo en la violencia, en la descomposición; insisto, este paradigma de combate a la drogas es un fracaso y nos sigue lloviendo sobre mojado, porque esperan cambiar simplemente de resultados.

“Hacen un cambio en comunicación social, quieren quitar la violencia criminal de las primeras planas pasándola a las interiores, como si con eso se solucionara. Eso no salva la vida de nadie ni fortalece al Estado; entonces si en algunas cosas nos llueve sobre mojado, en otras me parece que es correcto transformar al país, por eso decidimos incidir con nuestra agenda”.

Si dedicaras una canción de Sabina, ¿a quién sería y cuál?

Híjole, es que son demasiadas canciones, pero sería “Sin embargo”, también la de “Contigo”. ¿A quién? ¡Uf! A viejos amores que tengo.