“La SRE no «nada de muertito» ante la crisis en Venezuela”

José Antonio Meade declara que México prueba todos los días su “activismo” y que el trabajo diplomático no se basará en descalificaciones ni tampoco hablando de los gobiernos.
El canciller recibió ayer al nuncio apostólico en México, Christophe Pierre.
El canciller recibió ayer al nuncio apostólico en México, Christophe Pierre. (Especial)

México

El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, negó que México "nade de muertito" ante acontecimientos graves registrados en el mundo y, por el contrario, todos los días prueba su activismo.

En entrevista con Azucena Uresti, en MILENIO Televisión, el funcionario federal dejó en claro que el trabajo diplomático no se basará en descalificaciones ni tampoco hablando de los gobiernos.

"Son diferentes formas de hacer política exterior y de lograr resultados, cada quien tiene sus propias expresiones. Nosotros no lo hacemos con descalificaciones, sino con expresiones mediáticas. Distinto señalar que en esta cancillería bajo ningún concepto se nada de muertito", destacó.

Lo anterior, ante las críticas que en los últimos días han expresado los especialistas por la aparente omisión que ha tenido la política exterior de México ante crisis mundiales, como la que se registra en Venezuela.

Sobre ese tema, el canciller recordó que periódicamente habla con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, a quien le han manifestado su preocupación por los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

"México ha hablado con Venezuela, hablamos con periodicidad, tenemos un diálogo permanente y en ese diálogo manifestamos preocupación cuando las tenemos; buscamos que se enfrenten los temas que nos generan preocupación y eso es la política que hemos mantenido como práctica de esta administración, la de hablar con los gobiernos y no de los gobiernos", declaró.

—¿Por qué no hacerlo públicamente?

—Porque creemos que en este espacio y en esta coyuntura generamos mejores resultados para los temas que nos preocupan.

—¿No tendrían que promover una reunión con los países de América Latina?

—Tenemos foros para hacerlo, está el foro de la Organización de Estados Americanos (OEA); México ha comentado que le da la bienvenida a que en la OEA se discuta el tema, pero es un diálogo que tendrá mayor utilidad si se suma al mismo el gobierno de Venezuela.

En ese sentido, Meade descartó que el gobierno mexicano vaya a levantar la voz para que todos los integrantes de la OEA analicen la situación que se registra en el país sudamericano.

—¿Valdría la pena fijar una postura más clara respecto a la situación tan complicada que se vive en ese país, una reunión con los disidentes que aún están libres?

—Nosotros hemos manifestado preocupación y lo hemos hecho en Venezuela. Yo he visitado Venezuela y desde ahí lo hice en cadena nacional; hablamos de que hubiera un diálogo respetuoso, influyente, concreto y democrático.

Antes, en una reunión con periodistas, el secretario de Relaciones Exteriores también lamentó el asesinato del estudiante Kluivert Roa, durante una manifestación el pasado martes en Táchira, donde un oficial presuntamente le disparó en la cabeza.

El canciller calificó el hecho de "profundamente lamentable" y añadió que la intención de México ha sido siempre la de establecer un diálogos respetuosos.

"Nos parece profundamente lamentable; hemos tenido un diálogo amplio con Venezuela tiempo atrás, en el que hemos externado que la convicción de México es que debe haber un diálogo respetuoso e incluyente con respeto a los derechos humanos".

La protesta que protagonizaron estudiantes de la región de San Cristóbal, en Táchira, exaltaba el desacuerdo con el gobierno del presidente Maduro.

Sobre la nota diplomática que la Cancillería envió al Vaticano, tras la alerta del Papa Francisco para que Argentina no se "mexicanizara", Meade defendió los avances que en materia de seguridad ha tenido el país.

Descartó que esta acción fuera una exageración, pues lo que se pretendía con la nota diplomática era "generar una aclaración" de lo expresado con el prelado y la realidad que se vive en México.

"Molestó el adjetivar una problemática regional, una problemática en la que México está muy comprometido, una problemática que aflige a una buena parte del país, una problemática que ha aplicado esfuerzos en México y Latinoamerica, y adjetivarlo... pensamos nosotros que ameritaba una aclaración como se dio.

"No estamos hablando del tema de violencia, nosotros reconocemos la problemática... que tenemos que trabajar para hacerle frente; hay una reducción de 25 por ciento de la violencia con respecto al máximo que alcanzó en 2011; hay una recuperación de espacios que tuvieron reacciones muy dramáticas, como el caso de Iguala. También ahí implicó una investigación relevante que sigue en curso", agregó.

Con información de: Stephanie Ochoa