SRE repara nexos con Cuba, China y Francia

El presidente Enrique Peña Nieto se reunió con Raúl Castro, Xi Jing Ping y François Hollande, luego de que las relaciones se deterioraran en administraciones panistas.

México

En el primer año de gobierno de Enrique Peña, México logró restablecer las relaciones diplomáticas con al menos tres países con los que se habían tenido diferencias en las administraciones panistas.

La mejora en el estatus diplomático tuvo que ver con varios de los encuentros internacionales que el Presidente que sostuvo a lo largo del año con distintos actores políticos, como el presidente cubano Raúl Castro, el mandatario chino Xi Jing Ping y el recién electo presidente de Francia, François Hollande.

Peña arrancó su periodo como presidente electo con reuniones con Hollande, con quien dialogó sobre el tema de la ciudadana francesa Florence Cassez, quien meses después fue liberada.

Después del encuentro, algunos de los presentes refirieron que fue Enrique Peña quien llevó el tema a la mesa y lo planteó como un asunto plenamente jurídico y que se resolvería conforme a derecho.

“Fue el presidente (Enrique) Peña quien habló sobre el tema. Quiso tocarlo antes de que iniciara la reunión formal. Después de plantear el asunto la reunión transcurrió mucho más tersa”, explicó un integrante de la comitiva presente en el encuentro.

La Secretaría de Relaciones Exteriores aseguró que se logró inaugurar una “nueva era” en los vínculos bilaterales.

También quedó instalado el Consejo Estratégico Franco-Mexicano, integrado por personalidades de la vida empresarial, cultural y política de ambos países.

Se fijó abril para una visita de Estado del presidente francés a México en el contexto del 50 aniversario de la visita del general Charles de Gaulle.

Después de las tensiones que se suscitaron durante la administración panista con el gobierno de Venezuela, Enrique Peña acudió a los funerales de Estado del ex mandatario Hugo Chávez donde Nicolás Maduro lo recibió y le dio personalmente un agradecimiento por su asistencia.

Enrique Peña viajó a Caracas, donde se efectuaron los funerales a los que asistieron varios líderes latinoamericanos y europeos.

En el caso de Cuba, la recomposición de las relaciones ocurrió en Santiago de Chile, durante la  reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Este contexto se dio el primer encuentro privado entre ambos, el primero desde las tensiones provocadas por el ex presidente Vicente Fox.

Durante la reunión el mandatario cubano agradeció las atenciones que tuvo Peña y celebró el regreso del priismo al poder en México.

Consideró que el auge de las relaciones entre los gobiernos se dio durante los periodos donde el PRI era el partido gobernante.

Ambos países evitaron asegurar que las relaciones eran malas, pero celebraron el relanzamiento de los temas diplomáticos.

De acuerdo con las declaraciones del Presidente, antes de ésta reunión no había conocido a ninguno de los hermanos Castro, por lo que Raúl Castro prometió que durante la visita del mexicano a la isla, le presentará al comandante Fidel.

Las relaciones comerciales y diplomáticas con la República China se recompusieron después de las tensiones provocadas por el recibimiento del entonces presidente Felipe Calderón, al Dalai Lama como jefe de Estado, lo que el gobierno chino vio como una provocación.

Después de varias reuniones el gobierno chino recompuso los términos legales y comerciales entre ambas naciones, y como muestra de acercamiento el presidente chino, Xi Jing Ping acudió a una visita de Estado a México.

Con Turquía se dio inicio a una nueva era de acercamiento y de institucionalización de las relaciones, luego de la visita de Estado que realizó Peña, la primera de un mandatario mexicano a ese país.