La SEP se deslinda; es la familia donde se origina

Sánchez Gómez desestima cifras de diversas organizaciones, ya que "son estadísticas que hay que analizar a fondo; a mí no me consta que hayan entrado a las escuelas".
En caso de bullying se llama a los padres de la víctima y el agresor.
En caso de bullying se llama a los padres de la víctima y el agresor. (Héctor Téllez/Archivo)

México

La Secretaría de Educación Pública admitió que los casos de acoso escolar van en aumento en las escuelas públicas del país; sin embargo, la dependencia se deslindó del fenómeno al afirmar que el bullying no surge en los centros escolares, sino desde el seno familiar.

"Estamos convencidos de que la violencia no se genera en la escuela; sin embargo, es un ambiente que está permeado por diferentes tipos de violencia.

"En la escuela las acciones de violencia se norman, sabemos qué tenemos qué hacer, pero los niños no están todo el tiempo en la escuela, lo que hay que hacer es trabajar desde diferentes dimensiones para evitar que esto sea recurrente", señaló Luis Ignacio Sánchez Gómez, administrador federal de Servicios Educativos en el Distrito Federal.

Sánchez Gómez asumió el papel de vocero en ese tema, luego de que el titular de la SEP anunciara que pondrá en marcha un programa piloto para prevenir el acoso escolar. En entrevista con MILENIO aseguró que el programa arrancará en agosto, con el inicio del próximo ciclo escolar, en las 4 mil 200 escuelas de educación básica de la Ciudad de México, y en menor medida en las entidades donde ya se realizan protocolos antibullying.

"Lo que estamos haciendo es reagrupando la información que tenemos, porque es un fenómeno que hay que atender de una manera mucho más puntual, mucho más urgente ante el crecimiento que estamos teniendo", señaló.

El funcionario explicó que el protocolo para la atención del acoso escolar establece que cuando algún profesor detecte conductas violentas, canaliza el caso a la dirección de la escuela, y ésta lo reporta a la unidad de servicios de apoyo a la educación regular o al coordinador del programa Escuela Segura.

Ya sean connotaciones sexuales o agresiones físicas, los padres de familia del agresor y víctima son enterados, después se brinda atención médica y si hay delito que perseguir se hace del conocimiento de la autoridad judicial, además de que se brinda atención sicológica a las víctimas.

"Es un ejercio constante, pero no te puedo decir cuántos reportes tuvimos. Se presenta en las escuelas con mucha regularidad (...) Lo que sí sé, no lo niego y no lo minimizo, es que está aumentando, y que tenemos que ser mucho más puntuales en la atención de estos fenómenos, porque cada vez tenemos más casos reportados."

Pese a que la SEP no tiene cifras sobre el aumento del bullying, Sánchez Gómez desestimó las cifras que emiten diversas organizaciones, ya que "son estadísticas que hay que analizar de fondo, porque a mí no me consta que hayan entrado a las escuelas a analizar esta información", argumentó.