Ortega también apoya diálogo padres-'narcos'

Se deben atender todas las rutas y líneas de investigación, asegura.
El gobernador de Guerrero.
El gobernador de Guerrero. (Jorge Carballo)

Acapulco

El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, aceptó dialogar con grupos de la delincuencia organizada si eso sirviera para hallar a los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Lo anterior lo declaró luego de colocar la primera piedra de un complejo residencial en la zona Diamante, en Acapulco.

"Ya lo he dicho, si a mí me dicen que vaya a buscar un encuentro, un diálogo con gente de la delincuencia organizada para que nos pidan un rescate y encontremos con vida a los muchachos, estoy dispuesto a hacerlo.

"Afortunadamente los muchachos de Ayotzinapa no comparten esa posición, que significa que hay opiniones diversas con relación al caso. Entonces, hay que cuidar que con la delincuencia organizada es mejor mantener distancia, pero si esa fuera la ruta para encontrar a los muchachos con vida, pues hay que darle satisfacción a los familiares en todas las rutas, las líneas de investigación que ellos consideran conveniente; el estado tiene que ser solidario con ellos", expresó.

Ortega respondió así a las demandas de los padres de los 43 normalistas hicieron al líder del grupo criminal Los Rojos, Santiago Mazarí, El Carrete.

"Se deben atender todas las rutas y líneas de investigación de los padres de los desaparecidos", insistió.

"Siendo uno padre, imaginemos que pasa un día, y otro, y otro, y no sabemos nada de nuestros hijos; se genera una situación de desesperación, de incertidumbre", explicó.

"Si a los padres les dicen que sus hijos están en el desierto de Sonora, allá se van a buscarlos, y si ahí no los encuentran y alguien les dice que por qué no buscan a un brujo para que les diga dónde están, van a buscar a un mago o un adivino", consideró.

Ortega añadió que "en su desesperación, los padres pidieron ayuda a un líder de un grupo de la delincuencia organizada. Yo qué puedo hacer, respetar esta petición".

El gobernador señaló que si los padres de los normalistas desaparecidos acuden a la delincuencia organizada es porque no ven resultado en las investigaciones del gobierno federal.

"Es un asunto muy complicado... Cómo convences a un padre o una madre de que su hijo está muerto si no le presentas las pruebas contundentes de esta situación, nunca una madre o un padre se va a resignar a que su hijo está muerto mientras no se les den las evidencias", dijo.

Sobre el caso de Rosario Ibarra de Piedra, quien durante más de 40 años estuvo buscando a su hijo Jesús, detenido el 17 de abril de 1975, comentó que le decían: "Doña Rosario, su hijo está muerto", pero ella respondía: ¿Cómo está muerto, si se lo llevaron vivo, y si está muerto, díganme dónde está su cadáver?

"Es complicado y es entendible. Hay que ser solidario con los familiares y acompañarlos y ser coadyuvantes, siempre tienes que estar con ellos", reiteró.