Un académico, y no un político, será el sustituto

Los diputados locales de PRD y PRI pactaron su designación como gobernador interino, lo que deja fuera a la titular de Desarrollo Social, Beatriz Mojica; hoy, la sesión en el Congreso.
Rogelio Ortega Martínez actualmente funge como secretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero.
Rogelio Ortega Martínez actualmente funge como secretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero. (Rogelio Agustín )

Chilpancingo, Guerrero

Los 20 diputados locales del PRD acordaron la designación del académico Rogelio Ortega Martínez como gobernador interino de Guerrero, lo que dejó fuera la propuesta de la secretaria de Desarrollo Social local, Beatriz Mojica.

Ortega Martínez actualmente funge como secretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), es parte del grupo de estudiantes que, junto con el extinto Armando Chavarría Barrera, dirigieron a la Federación Estudiantil en la década de los ochenta.

En dos ocasiones contendió por la rectoría de la máxima casa de estudios sin conseguirlo, también coordinó los trabajos de la reforma política de Guerrero en la primera mitad de la administración de Zeferino Torreblanca Galindo, cuando Armando Chavarría fungió como secretario general de Gobierno.

Los 20 diputados de la bancada del PRD en el Congreso local sostuvieron una jornada de cabildeos durante la mañana y tarde del sábado, y a partir de la presión de siete diputados del Grupo Guerrero (GG) se desechó la propuesta de Mojica.

El GG está encabezado por el ex senador David Jiménez Rumbo, considerado alumno político de Chavarría, quien la noche del viernes anunció que sus diputados votarán contra Mojica.

La fracción parlamentaria del PRI ya manifestó su disposición para permitir la designación de Ortega Martínez como gobernador interino.

Aunque la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local, Laura Arizmendi, citó a sesión ordinaria para el martes 28 de octubre, se confirmó que la Comisión de Gobierno convocó de manera extraordinaria para la tarde de hoy.

Para designar al gobernador interino el Congreso de Guerrero necesita una mayoría calificada, que se integra por 31 de 46 diputados locales.

PARO NACIONAL

Los estudiantes que integran la asamblea interuniversitaria en apoyo a los 43 desaparecidos, acordaron convocar a un paro nacional educativo para el próximo 5 de noviembre, además de movilizaciones a escala nacional en coordinación con los trabajadores del ramo y avanzar hacia un paro y movilizaciones que se extiendan a otros sectores sociales.

Luego de realizar la tercera asamblea interuniveristaria que se prolongó por más de ocho horas el viernes pasado, estudiantes de 80 escuelas de la Ciudad de México y otros estados dieron a conocer, a través de un comunicado, que el próximo miércoles 29 de octubre exigirán a las estaciones de radio y televisión de la UNAM, IPN y UAM un espacio para transmitir en vivo “un mensaje estudiantil” en el que participarán los compañeros y familiares de los normalistas de Ayotzinapa.

En el caso de los estudiantes de la UNAM, la convocatoria es concentrarse en el parque Hundido a las 16 horas, para marchar hacia las instalaciones de Radio UNAM, ubicadas en la colonia del Valle.

Además, la asamblea —que tuvo lugar en la Facultad de Ciencias de la UNAM— determinó realizar una marcha el próximo viernes 31 de octubre de la unidad Zacatenco del Instituto Politécnico Nacional a la Secretaría de Gobernación, a las 4 de la tarde, como lo adelantó ayer MILENIO.

En un comunicado, la asamblea interuniversitaria reiteró que en solidaridad con la Normal Rural de Ayotzinapa mantiene la urgencia de “exigir la presentación con vida de los 43 desaparecidos y el castigo a los culpables como las demandas primordiales que nos unen a escala nacional e internacional, acompañando a los familiares y estudiantes de Ayotzinapa y respetando sus decisiones”.

Asimismo, sostuvieron que la solicitud de licencia Ángel Aguirre Rivero puede concebirse como una conquista de la movilización y la organización popular. “La respuesta de descontento y movilización ante el caso de Ayotzinapa muestran el profundo hartazgo que recorre a nuestra sociedad, de manera particular a la juventud, y se traduce en una crisis de legitimidad para las instituciones de todos los niveles”, apuntaron.

Con información de: Fanny Miranda