Infundados, comentarios de Perry sobre México: cancillería

Sergio Alcocer, subsecretario para América del Norte respondió a las declaraciones del gobernador de Texas respecto a las políticas migratorias y económicas de México.
Rick Perry fue acusado de abuso de capacidad oficial y coerción por parte de un servidor público.
El gobernador de Texas, Rick Perry. (AFP)

Ciudad de México

El gobierno de México rechazó y consideró infundadas las críticas del gobernador de Texas, Rick Perry, a sus políticas migratorias y económicas, en el más reciente intercambio de declaraciones a raíz del despliegue de la Guardia Nacional en la frontera común.

El gobernador de Texas invitó al presidente Enrique Peña Nieto a visitar su estado y observar las labores para hacer cumplir la ley en el lado estadounidense de la frontera, en una carta en la que criticó las políticas mexicanas.

"México lamenta que los comentarios que se vierten en este comunicado no estén sustentados en la realidad y en las cifras que recientemente hemos visto", le respondió a Perry el subsecretario para América del Norte de la Cancillería, Sergio Alcocer.

Peña Nieto criticó la semana pasada el despliegue de soldados de la Guardia Nacional en la frontera, altamente publicitado por Perry, medida que calificó de "desagradable" y "condenable".

Perry, que estudia postularse a las elecciones presidenciales en 2016, respondió con una carta dirigida al Presidente en la que dice que México no está haciendo lo suficiente para supervisar la inmigración a lo largo de su frontera con Centroamérica o para controlar a los cárteles de la droga.

"Cuando se trata de la seguridad y la protección de los texanos, no me disuadirá ningún tipo de retórica", escribió Perry. "Nuestros desafíos hoy son en parte consecuencia del fracaso del gobierno mexicano para asegurar su frontera sur ante la llegada ilegal de niños no acompañados y otros individuos desde Centroamérica, o para desplegar los recursos adecuados para controlar el elemento delictivo en México".

El subsecretario mexicano dijo que el tema fronterizo no es un asunto "de seguridad", como lo quiere hacer ver el gobernador de Texas, sino un tema de trato humanitario a menores que este año llegaron en números inéditos a la frontera común.

El número de inmigrantes centroamericanos que llegó a Texas se disparó a principios de este año, aunque en los últimos tiempos ha disminuido. El estado sostiene que necesita los soldados de la Guardia Nacional para ayudar a los agentes locales y estatales a parar a los traficantes de drogas.

Texas gasta 1.3 millones de dólares semanales en policías estatales adicionales y alrededor de 12 millones de dólares al mes en los guardias enviados a la zona fronteriza.

La carta de Perry invita a Peña Nieto a visitar Texas "para ver de primera mano la profesionalidad de nuestros soldados de la Guardia Nacional y sus aliados policiales mientras trabajan para asegurar la frontera".