Reuniones entre líder de la 22 y autoridades serán supervisadas

Rubén Núñez ha sido superado por las bases y ha perdido nuestra confianza: agremiados.

Oaxaca

Luego de meses de negociaciones con el gobierno federal, la asamblea de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) acordó crear una “comisión de acompañamiento”.

Ésta se encargará de custodiar las reuniones que el líder magisterial Rubén Núñez sostenga con autoridades estatales y federales, debido a la pérdida de confianza entre sus agremiados y porque la dirigencia “no ha estado a la altura de las negociaciones y es superada por las bases”.

La decisión se tomó en medio de una notoria división, pues mientras algunas corrientes buscan regresar al Zócalo y mantener las protestas en el Distrito Federal, Núñez firmó un acuerdo con la Secretaría de Gobernación para establecer mesas de diálogo y suspender las manifestaciones.

Luego de ocho semanas de plantón, marchas y abandono de clases, la asamblea estatal, con el apoyo de las bases, avaló la conformación de la comisión a fin de fortalecer el movimiento y subsanar el vacío de liderazgo al que se enfrentan.

Los agremiados han señalado que aun cuando la CNTE ha buscado darle mayor fuerza a los grupos ideológicos que hay en su interior, no se ha logrado integrar todos los líderes y voces a la secretaría general.

Sin embargo, los diversos grupos reconocen que dejar acéfalo el movimiento resultaría contraproducente, por lo que se realizará una revisión en el seno del pre pleno para definir la integración de una “comisión acompañadora” que sea permanente.

Además, los líderes admiten la necesidad de reforzar esquemas internos e iniciarán discusiones de fondo para evaluar las prácticas de acción política y el funcionamiento de todo el esquema de la sección 22, es decir, la forma en que está organizada.

Aseguran que el mayor logro es “despertar la conciencia de los maestros de Quintana Roo, Veracruz, Campeche y del norte, que se sumaron al movimiento tras ver la reacción de sus líderes”.

Afirman que estas secciones ya les han manifestado su intención de sumarse a la CNTE, por lo que enviaron notificaciones por escrito y en las próximas semanas se dará a conocer la nueva conformación y fortalecimiento del magisterio disidente en más de una docena de estados.

En tanto, la sección 22 enfrenta el descontento en padres de familia por la falta de clases, situación que, aseguran, se agudiza por la “injerencia de grupos políticos opositores”.