Reto de alcaldes, ampliar  participación ciudadana

El académico del Iteso, Jorge Rocha Quintero, destaca que el presupuesto participativo debería ser ambicioso e implicar bolsas más grandes de recursos.
Se debe contar con procesos de deilberación real, donde por ejemplo se decida qué obras hay que realizar.
Se debe contar con procesos de deilberación real, donde por ejemplo se decida qué obras hay que realizar. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Ampliar la participación ciudadana en la toma de decisiones es uno de los retos más importantes para legitimar las democracias modernas; el académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (Iteso), Jorge Rocha Quintero, destaca que el proyecto político que encabeza Enrique Alfaro Ramírez tiene el reto de llevarla más lejos de lo que se hizo en Tlajomulco.

"En particular en ese tema de presupuesto participativo, en Tlajomulco de Zúñiga, tengo muchas reservas; porque obviamente tiene muchos candados que yo creo que le quitan potencia, primero obviamente, el monto tan reducido y que lo pueden ejercer solamente los que pagan el impuesto predial; y además el otro tema es que no hay ningún tipo deliberación real, votan por las obras que ya están planteadas por el propio gobierno municipal, y obviamente ganan obras donde hay más gente", explicó en entrevista para MILENIO JALISCO.

- ¿ O sea, parece que es algo tramposo?

- Sí, yo ahí sí creo que Movimiento Ciudadano tendría que avanzar en un tema de un presupuesto mucho más ambicioso en lo participativo, qué significa eso: aumentar el monto, no condicionar la participación en torno a si pagas o no, porque en eso hablamos de ciudadanías tipo Europa en los 1800, donde solamente era ciudadanos los propietarios pero todos los ciudadanos pagan impuestos, así sea el IVA, entonces le quitas esa traba, y la otra es que si hay un proceso de deliberación real, es decir, que la gente discuta sobre las obras que se van a realizar, de inicio, y donde el gobierno ponga simplemente la mesa, y la metodología para que la gente discuta de manera ordenada; que sí se lleguen a resoluciones, y luego que el gobierno implemente...".

Solo así "tendríamos un verdadero avance democrático; francamente este modelo que se tiene, del que parten, sus bondades son muy pocas, frente a lo que realmente podría dar [...] además, los modelos están puestos, no es inventar el hilo negro, ya lo han hecho en otros países; incluso en Jalisco tenemos la experiencia en Cuquío, donde gobernó el PRD en los años 90; fue una experiencia bastante interesante donde sí había deliberación, y yo creo que este componente es fundamental, porque entonces, sí se hace lo que quiere la gente".

- ¿No será miedo a lo que implica?, hay un abismo entre el tamaño de Cuquío y el de Tlajomulco, y qué decir de la capital, Guadalajara...

- Sí, pero hay que empezar con una lógica progresiva, es decir, no con todo el municipio; a ver, veamos Guadalajara, tiene siete zonas, vamos a empezar con dos, a ver cómo nos va, luego pasamos a tres, y luego a las últimas dos, es decir estos procesos pueden ser en fases, escalonados, no todo necesariamente tiene que ser al mismo tiempo, eso sí yo lo veo mucho más viable.

Esto debería ir con una política de justicia en el ejercicio del gasto, no que el poniente acaudalado de Guadalajara concentre los beneficios del gasto, "buscar una clara política de igualación y de compensación, porque poner el gasto en los mismos montos para las siete zonas sigue siendo injusto, hay muchos años previos en que fue desbalanceado y ha provocado una ciudad desigual, entonces debemos compensar al oriente y al sur con más gasto para generar ese proceso igualitario", apunta Rocha Quintero.

En el tema entra todo, "incluso la descentralización de la cultura, decirles a los alcaldes que no todo es Chapultepec, o buscar múltiples espacios como Chapultepec, seria la idea de una igualación en la ciudad, y si fuéramos todavía más radicales, lo óptimo sería concebir estos presupuestos, metropolitanamente, y en esa lógica considerar que la inversión pública se ha concentrado en ciertas áreas de Zapopan y de Guadalajara, y ahora lo que toca, prioritariamente en ciertas áreas de Tlaquepaque y Tonalá... sería una ambición al tamaño de lo que demanda la ciudad".