Respaldo de EU al GIEI es una condena moral y política a México: Zambrano

El presidente de la Cámara de Diputados dijo que ese respaldo demuestra la incapacidad del gobierno mexicano para esclarecer la desaparición de los 43 normalistas.
El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, pidió a la CNTE no jugar con el futuro de niños y adolescentes y permitir el inicio del ciclo escolar.
Entrevista al presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano. (Fernando Damián)

Ciudad de México

El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, calificó el espaldarazo de Estados Unidos al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) como una condena moral y política a la incapacidad del gobierno mexicano para esclarecer la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero, hace 19 meses.

Instó al Ejecutivo a aceptar la colaboración de observadores internacionales en la investigación de los hechos ocurridos entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014.

El gobierno de Estados Unidos felicitó ayer a los especialistas del GIEI por su colaboración en el caso de los estudiantes de Ayotzinapa y llamó a las autoridades mexicanas a continuar con las indagatorias hasta llevar ante la justicia a los responsables de las desapariciones.

Al respecto, el diputado presidente puntualizó: "Pues debería darnos vergüenza, porque tanto esa manifestación pública del gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Estado, como la propia consideración de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, es una condena moral y política a la incapacidad del gobierno de la República, luego de 19 meses de los acontecimientos, estar en el mismo punto de partida; en verdad ya es una suerte de tragedia griega, pero llevada al terreno mexicano".

Sostuvo que el gobierno mantiene la deuda "social, ética y política" de explicar con claridad lo que pasó en Iguala con los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Zambrano lamentó, en ese sentido, la decisión unilateral del Ejecutivo para dar por terminada la participación de los expertos de la CIDH en las averiguaciones del caso e hizo votos porque el Estado mexicano acepte algún otro mecanismo de observación internacional.

"No quisieron que viniera el Relator de Derechos Humanos de las Naciones Unidas; pareciera que vamos a regresar a los viejos tiempos en que México no aceptaba ninguna observación internacional, pero ojalá, y si ya aceptaron la colaboración del gobierno alemán para ver en qué medida podría contribuir a esclarecer este crimen, entonces lo saludable y lo deseable sería que pudieran aceptar alguna observación internacional al respecto", dijo.