Bejarano viajará a EU para protestar por migrantes

El perredista urgió al gobierno mexicano a no ser indiferente a los problemas que enfrentan los migrantes en Estados Unidos
René Bejarano, dirigente de Izquierda Democrática Nacional.
René Bejarano, dirigente de Izquierda Democrática Nacional. (Aldo Cháirez)

México

René Bejarano, dirigente de la corriente perredista Izquierda Democrática Nacional, viajará a Los Ángeles, California, para manifestarse contra las deportaciones de indocumentados que el gobierno de Barack Obama ha realizado en los últimos años.

Su visita se efectuará como parte del Encuentro Binacional por la Esperanza que se realizará el próximo 19 de abril en el Memorial Coliseum de la ciudad californiana.

Bejarano criticó la indiferencia del gobierno mexicano ante las detenciones y deportaciones masivas que separan a las familias, lo cual es uno de los efectos más “dolorosos” de la actual política migratoria en el país vecino.

““El gobierno de Enrique Peña Nieto tiene la obligación de velar para que los 6 millones de inmigrantes indocumentados mexicanos reciban un trato justo por parte del gobierno estadounidense y demandar que se detengan las deportaciones y detenciones que están separando a miles de familias”, dijo.

El perredista dijo que habrá reuniones con autoridades locales, legisladores y representantes de la comunidad mexicana en esa ciudad, a fin de buscar alternativas para connacionales y sus hijos nacidos en ese país. 

Bejarano Martínez urgió a erradicar de la trata de personas, lograr el respeto al derecho humanitario y al derecho internacional, y fortalecer los lazos de hermandad y solidaridad en temas como la Reforma Migratoria.
“Este movimiento social pacífico, busca también que los migrantes mexicanos reciban una atención integral de parte del gobierno de México y sus instancias consulares”, indicó.

El dirigente del Movimiento Binacional por la Esperanza, dijo que de acuerdo con el Informe Alto a las Deportaciones de la Universidad de California, de enero a junio de 2012 han sido deportados más de 46 mil padres de niños estadounidenses dejando a 5 mil 100 menores viviendo en hogares sustitutos.

“Si nada cambia, 15 mil menores más enfrentarán un destino similar en los próximos cinco años”, advirtió.