Se tambalea negociación energética

El PRI no cedió en incluir la posibilidad de 'concesiones' y el PAN se conformó con las 'licencias acotadas', pero otros puntos de Acción Nacional no fueron avalados por los priistas.

Ciudad de México

Las negociaciones entre el PRI y el PAN para la reforma energética están trabadas luego de que el PRI no cedió en los cinco puntos irreductibles propuestos por Acción Nacional.

Anoche los panistas dijeron que cambiarían la propuesta de llevar a la Constitución el término de concesiones por "licencias acotadas", pero no moverían su postura respecto a otros puntos relativos al órgano regulador, a las empresas productivas y a que la refinación de petroquímica, así como transporte, almacenamiento, distribución y comercialización de petrolíficos no queden como áreas estratégicas en la Constitución.

Además, para el PRD la decisión de la Cámara de Diputados de mandar hasta la próxima semana la votación sobre la consulta popular perjudica el tema energético.

Por ello se espera que esta mañana las bancadas del PAN y del PRD en el Senado salgan a fijar una postura.

Los senadores del PRD se encuentran reunidos para dar una conferencia encabezada por el equipo negociador en la sede del Senado. Asimismo, Acción Nacional dará a esa misma hora una conferencia de prensa para explicar las razones de la dedición de levantarse de la mesa.

Los planteamientos irreductibles del PAN

- La garantía de un esquema de contratos equivalente a la concesión, en materia de apertura a la particiáción privada y certeza jurídica para los inversionistas.

- Garantizar la autonomía al Centro Nacional de Control de Energía, a las comisiones Nacional de Hidrocarburos y Reguladora de Energía, y al Fondo Seberano que administra la renta petrolera.

- Que se incluya el concepto de "empresa pública productiva", para que aplique en el caso de Pemex y de la Comisión Federal de Electricidad.

- Que se incluyan proyectos con sustentabilidad ambiental, frente al fenómeno del cambio climático.

- Que la refinación, petroquímica, transporte, almacenamiento, distribución y comercialización de petrolíferos y petroquímicos no queden como áreas estratégicas en la Constitución.