La Reforma Educativa no es reversible: Camacho Quiroz

El coordinador del PRI en la Cámara de Diputados argumentó que las modificaciones contaron con el respaldo de los diferentes partidos políticos y aseguró que respeta los derechos de los docentes.

Monterrey

A pesar de que el conflicto magisterial se ha recrudecido en el país en las últimas semanas, el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho Quiroz, fue tajante al señalar que la Reforma Educativa no es reversible.

Comentó que no se debe de permitir no solamente como autoridades, sino como mexicanos, el reinado de la anarquía o de la violencia.

"Yo diría a este respecto dos cuestiones: la Reforma Educativa que construimos entre todos, incluso que en términos legislativos contó con respaldo de una de la más amplia gama de colores partidarios, la Reforma Educativa que es buena para los niños y para los jóvenes, que respeta los derechos de los maestros, no es reversible.

"Los asuntos concretos, las reivindicaciones de otra naturaleza pueden ser objeto de conversación, pero no se puede conversar con quienes ponen la fuerza física o la ilegalidad o el condicionamiento irracional como condición para conversar; el Gobierno Federal ha abierto diálogos, ha abierto canales de comunicación que mantendrá así, pero la parte sustantiva, nodal de la Reforma Educativa, la reforma constitucional y las tres leyes secundarias que emanan de ella, son un entramado institucional y jurídico suficientemente sólido que lo que requieren es dejarlos que se desarrollen, no permitir que se frenen; en el centro de la Reforma Educativa está el futuro de los niños y jóvenes mexicanos", dijo.

El fin de las manifestaciones del magisterio depende de quienes convocan a esas marchas, que, dijo, ya han tenido oportunidades para conversar en mesas de diálogo donde debe imperar el respeto y la legalidad.

Vive PRI año de claroscuros

A pesar de que su partido obtuvo cinco gubernaturas de ocho que se disputaron en los recientes comicios del 5 de junio, César Camacho Quiroz, coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, comentó que no hay derrotas ni triunfos absolutos y que el reto del priismo nacional es hacer un balance objetivo y realista que sirva de materia prima para la recuperación de este instituto político.

Comentó que la próxima asamblea nacional a la que se convocará en próximos meses, servirá de plataforma de despegue a su partido para hacerle frente a los compromisos electorales del 2017 y 2018.

"Ha sido un año de retos, un año difícil para los mexicanos y también en términos electorales ha sido un año de claroscuros, no hay derrotas ni triunfos absolutos, ni tampoco duraderos, el 5 de junio tuvimos un sabor de boca agridulce porque al mismo tiempo que recuperamos espacios que habíamos perdido seis años antes como Oaxaca o Sinaloa, hubo otros donde los resultados no nos favorecieron.

"El reto del priismo nacional es hacer un balance sosegado, objetivo, realista que sea la materia prima para la recuperación, el nuestro partido, histórico ha vivido momentos de todo tipo, se sabrá sobreponer a estos resultados y construir opciones de futuro", declaró.