Reduce PRI su presencia en 54% de los municipios

En los últimos siete procesos electorales municipales, el Revolucionario Institucional dejó de presidir 101 ayuntamientos, mientras que el PAN incrementó en 177 por ciento las localidades gobernadas

Puebla

Durante las últimas siete elecciones de ayuntamientos celebradas entre 1995 y 2013, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) redujo en 54 por ciento su presencia en municipios, mientras que el Partido Acción Nacional (PAN) la incrementó en 177 por ciento.
En 1995, el PRI gobernaba 187 municipios, sin embargo fue reduciendo su tendencia conforme transcurrían los procesos electorales para renovar los ayuntamientos hasta quedarse con sólo 86 presidencias municipales en 2013.
Por su parte, Acción Nacional encabezaba 22 presidencias municipales en 1995 pero para 2013 incrementó su presencia en 177 por ciento, puesto en las elecciones pasadas se alzó con 61 ayuntamientos, incluida la capital la cual ha retenido desde el 2010.
Los próximos 4.9 años de administración municipal la alianza PRI-PVEM gobernará al 24.9 por ciento de la población en el estado, mientras que la alianza de partidos PAN, PRD, Nueva Alianza y Compromiso por Puebla el 62.06 por ciento.
A través de la coalición Puebla Unida, el bloque de partidos retuvo 92 alcaldías, mientras el binomio que conformó la coalición Cinco de Mayo obtuvo 86 ayuntamientos.
El Partido del Trabajo (PT) gobernará 21 municipios y Movimiento Ciudadano (MC) nueve, y siete municipios estarán gobernados por primera vez por el instituto de reciente creación, Pacto Social de Integración. Compromiso por Puebla es el único partido que no encabezará ayuntamientos.
De esta manera fueron repartidos 215 de los 217 municipios a partir del pasado sábado, puesto que en aún están por definirse las presidencias de Cuapiaxtla de Madero y Acajete, en donde el Congreso del Estado convocó a elecciones extraordinarias.

PUEBLA UNIDA GOBERNARÁ AL 60% DE POBLANOS

Según los resultados electorales confirmados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, 61 municipios serán gobernados por el PAN en donde habitan tres millones 35 mil 331 habitantes, el 52.51 por ciento de todo el estado.
Tan sólo en la capital los poblanos gobernados por Acción Nacional, partido que postuló a Antonio Gali Fayad, serán un millón 539 mil 819.
Como aliado electoral del PAN, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) gobernará 24 municipios, luego de que los tribunales federales echaron abajo el triunfo del perredista Antonio Aguilar Reyes en Acajete.
Ediles perredistas gobernarán a 463 mil 977 ciudadanos, es decir el 8.02 por ciento del total de habitantes del estado.
El partido Nueva Alianza, que formó parte de Puebla Unida, obtuvo la victoria en siete ayuntamientos, los cuales suman 88 mil 511 habitantes, el 1.53 por ciento del estado.
El PRI y su aliado el PVEM gobernarán 86 alcaldías las cuales concentran al 24.99 por ciento de la población, es decir un millón 444 mil 492 habitantes.
Entre los municipios que retuvo la alianza Cinco de Mayo se encuentran Venustiano Carranza, Rafael Lara Grajales, Amixtlán y Naupan.
El PT estará al frente de 21 ayuntamientos, gobernando a 282 mil 655 habitantes, el 4.89 por ciento, entre los municipios petistas se encuentran San Martín Texmelucan, Ahuazotepec, Tianguismanalco, Coatzingo, Molcaxac, Chiconcuatla, San José Miahuatlán y San José Chiapa, en este último se establecerá la planta armadora Audi.
Movimiento Ciudadano tendrá presidentes en nueve municipios, los cuales concentran 217 mil 241 habitantes, el 3.76 por ciento.
Mientras que Pacto Social de Integración gobernará al 3.08 por ciento de la población, es decir 178 mil 570 habitantes repartidos en siete municipios, como son: Acateno, General Felipe Ángeles, Guadalupe Victoria, Palmar de Bravo, San Salvador el Verde, Tlacotepec de Benito Juárez y Yehualtepec.

REDUCE PRI SU FUERZA ELECTORAL

Pese a recuperar la Presidencia de la República en el 2012, el Partido Revolucionario Institucional ha mostrado una tendencia electoral a la baja desde el 2000 a la fecha en la entidad, al grado de reducir su presencia en 54 por ciento de los municipios que gobernaba.
Aunque en las elecciones de 1995 el PRI ganó 187 alcaldías y en 1998 sólo 182, a partir de los comicios del 2001 inició una caída en sus triunfos, pues en las elecciones de ese año sólo obtuvo 136 victorias en ayuntamientos.
Para las elecciones de 2004, sólo 133 priistas lograron encabezar una alcaldía, en 2007 junto su aliado el PVEM obtuvieron 145 presidencias municipales, mientras que en 2010 obtuvieron 103 triunfos.
El año pasado la alianza PRI-PVEM alcanzó el triunfo en sólo 86 ayuntamientos, es decir, perdió el 54 por ciento de los municipios que gobernaba en 1995.
En contraparte, el Partido Acción Nacional ganó 22 municipios en 1995, 16 en las elecciones de 1998, 50 en los comicios de 2001, 60 en las del año 2004, 52 en las elecciones de 2007, 70 en las de 2010 y 61 en las elecciones de 2013, incrementando 177 por ciento municipios gobernados.
Nueva Alianza pasó de gobernar nueve a siete municipios entre las elecciones de 2010 y 2013, a pesar de que en este último año registró a 12 candidatos a presidentes municipales.
En contraste, el PRD, PT y MC incrementaron el número de alcaldías ganadas en tres años. El Partido del Trabajo pasó de tener ocho a 20 alcaldías, Movimiento Ciudadano gobernará tres más que en 2010, año en el que ganó sólo cinco alcaldías, entre estos se encuentra San Pedro Cholula, presidido por José Juan Espinosa Torres.
El PRD obtuvo en 2010 el triunfo en 21 municipios, pero para 2013 ganó 25 alcaldías.

EN LA CAPITAL, PRI PIERDE 15% DE SUS VOTOS

En la capital del estado, el PRI ha reducido 15 por ciento su votación a partir de las elecciones del 2007, perdiendo casi 40 sufragios y las dos últimas presidencias municipales de Puebla.
En la elección de 2004, el PRI sumó 248 mil 683 sufragios, pero en la jornada electoral pasada su votación se redujo a 208 mil 998, lo que significan 39 mil 685 sufragios menos.
La debacle del PRI comenzó en 2007, cuando redujo un 10 por ciento la votación obtenida al perder 24 mil 145 votos; no obstante para 2010 perdió unos 47 mil 637 sufragios, al sumar sólo 201 mil 46 votos en la capital.
En el 2007, la priista Blanca Alcalá obtuvo el triunfo en la capital, el último que obtuvo el PRI al vencer a su oponente panista, el cual obtuvo sólo 129 mil 156 votos.
Las elecciones del 2010 marcaron la historia para el Revolucionario Institucional, ya que aunque su candidato a la alcaldía Mario Montero Serrano alcanzó 201 mil 46 votos, no fueron suficientes para arrebatarle el triunfo al panista Eduardo Rivera Pérez, quien sumó 308 mil 697 votos.
Rivera Pérez entregó la presidencia municipal de Puebla a otro candidato de Acción Nacional que ganó la elección en 2013 abanderado por la coalición Puebla Unidad, Antonio Gali Fayad.
El hoy presidente municipal obtuvo 255 mil 722 votos a su favor, frente a los 208 mil 998 que logró Enrique Agüera Ibáñez.

EN 45 DÍAS CONVOCARÁN A ELECCIONES EXTRAORDINARIAS

Luego de que los tribunales electorales federales confirmaron los resultados en la entidad, el Congreso del Estado convocó a elecciones extraordinarias en los municipios de Cupiaxtla de Madero y Acajete.
El Instituto Electoral del Estado (IEE) deberá emitir la convocatoria en un plazo de 45 días en la que determinará los periodos de precampaña, campaña y el día de la jornada electoral.
El consejero presidente del IEE, Armando Guerrero Ramírez, dio a conocer que el organismo electoral organizará el proceso extraordinario una vez que sean desahogados todos los asuntos en las instancias jurídicas correspondientes.
Y es que la Sala Superior aún tiene pendiente emitir la resolución del juicio para la protección de derechos político-electorales que promovió el panista Juan Carlos Mondragón Quintana en contra de la designación de Eukid Castañón Herrera como diputado local.
Según la legislación electoral, la jornada electoral deberá realizarse el primer domingo del mes de julio, sin embargo el consejero electoral dijo que los magistrados del tribunal deberán desahogar primero todos los asuntos de la elección en Puebla para poder convocar a las elecciones extraordinarias.
Guerrero Ramírez confió en que el proceso extraordinario se desarrolle en paz, por lo que consideró que no es necesario implementar un operativo de seguridad especial, a pesar de que la elección fue anulada en ambos municipios debido a actos de violencia.