Reconocen división de padres de los 43

“Grupo minoritario”, el que pidió al gobierno investigar por qué fueron a Iguala los normalistas de Ayotzinapa, afirma abogado de los familiares.
Los padres de los estudiantes se reunieron con el presidente Enrique Peña Nieto el 24 de septiembre.
Los padres de los estudiantes se reunieron con el presidente Enrique Peña Nieto el 24 de septiembre. (Jesús Quintanar)

México

La indagatoria por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa ha derivado en la división del grupo de padres de familia víctimas de este caso.

Vidulfo Rosales, abogado de este movimiento, dio a conocer que "algún grupo minoritario" de padres se ha reunido en "varias" ocasiones con el jefe de la Policía Federal, Enrique Galindo, a quien le atribuyó haber influido en la petición que hizo uno de los familiares durante la reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, respecto de profundizar en la investigación sobre por qué los estudiantes se dirigieron a Iguala.

"Alguno de los padres, más bien impulsado desde una voz del gobierno, concretamente de Enrique Galindo —quien ha tenido varias reuniones con algún grupo minoritario de los padres—, ha empujado esa línea.

"Tengo entendido que han sido varias veces (reuniones con Galindo), ¿cuántas?, ¿dónde han sido?, no tengo conocimiento", reveló.

En entrevista con MILENIO, Rosales aseguró que está suficientemente "claro, dilucidado y establecido" el motivo por el que los estudiantes decidieron modificar su ruta a Iguala la noche del 26 de septiembre del año pasado y ello "se refleja en el informe de los expertos".

El también abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan consideró que con esto Galindo busca causar una división al interior del movimiento de los padres familia, pero, dijo, ahora ya les queda claro cuál fue el objetivo de que los estudiantes se hayan trasladado a Iguala.

Enfatizó que el propio jefe de la Policía Federal es quien ha impulsado la propuesta de una búsqueda individual, personalizada por cada uno de los estudiantes desaparecidos, de lo que, dijo, también hay un serio debate al interior de la asamblea de los padres de familia.

Rosales dio a conocer que Galindo citó hace poco más de tres meses a todos los padres de familia de los normalistas desaparecidos y se reunió con ellos de manera individual para que dieran información, "con el compromiso de que diseñaran nuevas líneas de búsqueda.

"Es la fecha que el señor no ha diseñado ni una nueva línea de búsqueda, y ésta no debe ser individualizada, porque desde el punto de vista de la mayoría de los padres, incluso de un servidor, eso conllevaría a la fragmentación de la búsqueda y a la división de la lucha que los padres tienen.

"Desde el punto de varios padres, que es la mayoría, no tiene sentido, no tiene razón de ser una búsqueda individual, porque en modo alguno ellos no fueron de manera individual a una actividad a Iguala; la acción que realizaron fue una decisión colectiva, y en ese sentido las líneas de acción deben englobarlo a la colectividad del grupo de estudiantes que fue allá", puntualizó.

El abogado de los padres de familia de los normalistas desaparecidos detalló que en el expediente se encuentran asentadas al menos 30 declaraciones de estudiantes sobrevivientes al ataque del 26 de septiembre, los cuales señalan que el objetivo era tomar autobuses para la marcha anual del 2 de octubre.

"Todas coinciden totalmente el mismo sentido: ¿Cuáles son las razones por las que fueron?, ¿cuál es el motivo de su presencia?, ¿quién los llevó? Todas esas preguntas, que hoy de manera tendenciosa se pretenden hacer para culpabilizar a la Normal, están debidamente dilucidadas.

"Que siempre va a quedar un sentimiento de los padres, de querer culpar a los estudiantes, pues eso siempre va a existir. Es como si tú y yo lleváramos al hijo de doña María y lo invitáramos a Acapulco y él decidiera voluntariamente ir con nosotros y en el camino nos accidentáramos y él fuera el único que muere, pues seguramente que la culpa hacia nosotros y ese señalamiento va a existir, pues es una responsabilidad de carácter más moral que penal", subrayó.

Descarta nexos con el crimen

Rosales reconoció que hay versiones, incluso ministeriales, de presuntos responsables, que relacionan al crimen organizado con los normalistas de Ayotzinapa; sin embargo descartó que éstas tengan sustento.

"Sidronio Casarrubias (jefe de Guerreros Unidos) y otros, en esta tesis del basurero de Cocula... Que dicen que venían 17 personas infiltradas, que iban armadas, que llevaban personas heridas en los autobuses y que ese habría sido el motivo por el cual habría procedido Guerreros Unidos a detenerlos, porque era una banda rival.

"Todo eso no tiene sustento dentro del expediente, no hay un solo elemento que nos conduzca a establecer que los estudiantes estaban armados o que el propósito era otro en Iguala.

"Que hayan tomado circunstancialmente un autobús con objetos ilícitos, eso tendrá que ser motivo de una investigación y los que tendrían que responder serán los dueños de la empresa", enfatizó.

Por lo que el abogado del Centro de derechos humanos de la Montaña Tlachinollan subrayó que como Normal Rural Raúl Isidro Burgos no se cierren a que sean investigados.

"No nos cerramos. Si quieren investigar la Normal, que lo hagan; eso es lo que se pide y se quiere. No vamos a decir: 'que no se investigue la Normal'. No hay nada qué ocultar, en la Normal hay estudiantes.

"Que dentro del eje político manejan todavía el marxismo, el leninismo como una teoría, a lo mejor puede resultar anacrónico, puede ser, pero nadie va a ir a la cárcel ni debe ser objeto de una investigación porque tenga ideas de izquierda que todavía resultan anacrónicas", aseveró.


Llega hoy comisionado para derechos humanos

Zeid Ra'ad Al Hussein, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, comienza este lunes su primera visita oficial a México, la cual tiene como objetivo conocer los avances y retos de México en la materia a partir de encuentros con altos funcionarios del gobierno y representantes de organizaciones de la sociedad civil.

También se busca fortalecer el diálogo y la colaboración entre el gobierno mexicano y el alto comisionado, con el fin de identificar nuevas áreas de cooperación para promover y proteger los derechos humanos tanto a escala nacional como internacional.

El funcionario de la ONU se entrevistará con el presidente Enrique Peña Nieto, con los secretarios de Gobernación, Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Marina, así como con el comisionado Nacional de Seguridad, la procuradora general de la República, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados y el Presidente y el coordinador de Derechos Humanos de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Además sostendrá encuentros con el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, con representantes del cuerpo diplomático acreditado en el país y organizaciones de la sociedad civil.

Con esta visita, el gobierno de México busca refrendar su compromiso con el cumplimiento de sus obligaciones internacionales y su cooperación con los mecanismos internacionales de derechos humanos.

Claves

Antecedentes

- La semana pasada, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, reveló  que “uno de los padres le pidió de manera puntual al presidente Peña Nieto y a la procuradora Arely Gómez profundizar en la investigación con la razón por la que los jóvenes fueron enviados a Iguala”.

- “Me parece que ésta es también una de las exigencias principales y es uno de los asuntos en donde habrá también que profundizar”, señaló en entrevista radiofónica con Joaquín López Dóriga.