Reacomodo de plantón, a petición de empresarios

El subsecretario de Gobierno, Juan José García, asegura que el pacto con la CNTE mejorará las condiciones de seguridad y salud.
La Feria del Libro en el Zócalo no tuvo el éxito estimado: expositores.
La Feria del Libro en el Zócalo no tuvo el éxito estimado: expositores. (Claudia Guadarrama)

México

El subsecretario de Gobierno del Distrito Federal, Juan José García, informó que el reordenamiento del plantón de maestros en el Monumento a la Revolución ayudará a mejorar las condiciones de seguridad y salud en la zona.

Detalló que el acuerdo que lograron con la dirigencia de la Coordinadora Nacional

de Trabajadores de la Educación (CNTE) se debió a una recomendación de la Comisión de Derechos Humanos.

En ésta solicitó a las autoridades capitalinas que se atendiera la necesidad de los empresarios y restauranteros de la zona, quienes registran pérdidas económicas de hasta 90 por ciento.

“Los empresarios pedían que se tuviera fácil acceso para sus clientes, entonces nos sentamos con la dirigencia de la coordinadora y le planteamos esa preocupación; hubo apertura y estuvo dispuesta a redimensionarse”, señaló García.

Aseguró que el reordenamiento del plantón reducirá la delincuencia, pues se han registrado asaltos por los cortes a la luz que realizaron los inconformes alrededor del plantón.

“El desorden por la colocación de su logística estaba generando condiciones de inseguridad y riesgo a la salud, lo que creamos fueron facilidades para el acceso de personas, para que puedan transitar y no se deteriore la seguridad de la zona”, dijo el subsecretario.

De acuerdo con el funcionario, hasta el momento se tiene un registro de mil 500 maestros, los cuales ocuparán la plaza principal del Monumento a la Revolución y la calle Plaza de la República.

Explicó que el Gobierno del Distrito Federal examina la posibilidad de cualquier tipo de enfrentamiento, por lo que se toman medidas adicionales alrededor del lugar y en cada una de las marchas que la CNTE plantea en calles de la ciudad.

[b]Policía del DF, a cargo[/b]

En su primer fin de semana, la Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México no tuvo el éxito estimado por los expositores, quienes se dijeron afectados por el cerco de la Policía Federal.

El viernes pasado, la policía retiró las vallas de metal que resguardaban los centros de acopio establecidos en el Zócalo, solo quedaron las carpas del DIF y el Gobierno del DF.

“Ha sido un poquito flojo por los centros de acopio, todo ha estado cerrado, las entradas del Metro, son muy pocos los accesos que hay. En comparación con otras ferias, ésta ha tenido menos gente”, expresó Josua Cruz, expositor, quien agregó que la derrama económica es de 50-50.

En el primer cuadro de la ciudad, la seguridad ahora está a cargo de la policía capitalina, que realiza rondines en el interior de la feria y en los alrededores.

Sin embargo, Paloma Sáenz, directora de la FIL 2013, comentó que se han superado las expectativas programadas respecto al número de visitantes.

“Es muy difícil, se hablaba en otras ocasiones de más de un millón de personas que venían al Zócalo; es difícil saber porque es una plaza abierta. Este año tenemos muchísima gente, eso se los puedo asegurar. Ha sido una batalla bien ganada”, señaló.