Reabren escuelas en paro por inseguridad

Vuelven a las aulas en 107 planteles de Guerrero. Efectivos de la Gendarmería desplegarán operativos de vigilancia.
Aún están en reconstrucción 360 escuelas y 30 más son rehabilitadas en Guerrero, luego de la contingencia de septiembre pasado.
(Javier Trujillo)

Guerrero

Ciento siete centros educativos de nivel preescolar, primaria y secundaria, que habían cerrado sus puertas por la inseguridad en Acapulco, reanudarán clases hoy bajo la vigilancia de las fuerzas federales.

A las siete zonas escolares del área con mayor incidencia delictiva, donde ocurrieron al menos 19 asesinatos de profesores, robos, secuestros exprés, extorsiones y otros delitos, este miércoles fuerzas federales de la Gendarmería habrán de desplegar un operativo de seguridad.

MILENIO informó seis semanas antes del periodo vacacional de invierno, que habían parado 107 escuelas de la zona conurbada de Acapulco debido a los graves problemas de inseguridad.

Autoridades de Educación en la entidad afirmaron que habrán de retomar las labores a partir de hoy, ya con mejores condiciones de seguridad para los docentes y los alumnos.

Desde 2012, cuando estalló la violencia e inseguridad contra los maestros las autoridades del gobierno estatal dispusieron instalar en 128 escuelas botones de pánico, de los cuales solo funcionan 13, líneas telefónicas y celulares. En algunos casos cámaras de vigilancia que fueron vandalizadas.

En centros escolares de Coloso, Renacimiento, La Venta, La Sabana, El Pelillo y La Frontera, el crimen organizado ha incendiado las instalaciones de secundarias y dejado cartulinas con amenazas.

Un diagnóstico realizado por la Secretaría de Educación y la delegación de los servicios educativos de la región Acapulco-Coyuca de Benítez, reveló que más de 85 por ciento de los botones de pánico no funcionan, y en otros casos ni siquiera existen.

Así, a partir de este miércoles 107 centros educativos de la Secretaría de Educación Guerrero, localizados en zonas consideradas por autoridades federales de muy alto riesgo, regresarán a clases más de 2 mil 421 alumnos, además de los 137 maestros.

Antes del periodo vacacional, el nuevo secretario de educación, Martínez Della Rocca, adelanto casi dos semanas la salida de los maestros y de los estudiantes, bajo la advertencia de que era preferible a perder una vida de un maestro o de un estudiante y prometió que habría seguridad.

Textualmente afirmó que si era necesario habría contratación de seguridad privada para las escuelas en las que fuera necesario.

Justificó su determinación para adelantar el periodo vacacional: "Como sabes, en la policía de aquí de Guerrero está muy metido el crimen organizado y otros grupos que traen como consecuencia una alteración. No tengo un interlocutor para sentarme a negociar. Por eso, este problema va in crescendo, declaró el funcionario de Educación estatal.

Martínez Della Rocca recordó que el problema de la inseguridad en el puerto no es nuevo, sino que se viene arrastrando de años atrás.

"Últimamente ha habido hasta 19 secuestros, los maestros me pidieron, yo no ordene, que si podían suspener antes las clases para no poner en juego la vida de los niños.

"Yo voy asumir la responsabilidad, el acuerdo es muy sencillo, yo tengo un mes en la secretaría, déjenme garantizarles la seguridad", afirmó en declaraciones a los diferentes medios de comunicación.

La historia se remonta a finales de octubre, cuando cinco zonas escolares de primaria, secundaria y prescolar pararon labores y realizaron marchas en el puerto de Acapulco, en un principio eran 90 centros escolares del nivel básico los que pararon labores.

Eran, de acuerdo con los docentes, 107 escuelas cerradas, y más de 15 mil alumnos sin clases.

A pesar de lo anterior lo maestros marcharon hasta en cuatro ocasiones sobre la costera Miguel Alemán para exponer que los gobiernos municipal, estatal y federal no atendían los reclamos por la inseguridad, y que tan solo en 2014 habían asesinado a 9 profesores en Acapulco.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]