“Quería llenar el tanque y nada más me vendieron 500 pesos”

Gasolineras se quedaron sin combustible debido al bloqueo de disidentes a la planta de almacenamiento de Pemex.
Los habitantes de Tuxtla Gutiérrez enfrentan ya problemas de abasto.
Los habitantes de Tuxtla Gutiérrez enfrentan ya problemas de abasto. (Especial)

Chiapas

Después de haber agotado el tanque de su Tsuru rojo, don Roberto Gamboa

se disponía a abastecerse nuevamente de combustible en una gasolinera de la avenida Belisario Domínguez, en Tuxtla Gutiérrez. Llegó, hizo fila detrás de otros coches hasta que, de repente, un despachador colocó el anuncio que le arruinó sus planes: “Fuera de servicio”. “¡No hay!, ¿hasta cuándo vamos a estar así?, ¡yo llevo a mi esposa a diálisis!, ¿y ahora qué?”. Así se vivió parte del segundo día de bloqueo de la Planta de Almacenamiento y Distribución de Pemex en la capital de Chiapas.

Los gestos de molestia se multiplicaron a lo largo de las gasolineras que la gente encontraba cerradas, mientras los despachadores permanecían sentados sin nada qué hacer.

Entonces surgieron los peregrinajes en busca de gasolina. María Fernanda Pérez Fernández, vicepresidenta de Concanaco en la zona sur, encontró una gasolinera operando bajo dos condiciones: no se podía cargar más de 500 pesos y solo había Magna.

“Yo quería llenar el tanque de mi camioneta, pero se llena con mil 200 y no me dejaron más”, expuso.

“Hacemos un llamado a la cordura a las personas que hacen estas manifestaciones. Los empresarios no somos enemigos de los maestros: nosotros no aprobamos las leyes educativas”, puntualizó.

Las reservas empezaron a agotarse. “Yo creo que nada más nos va a aguantar hasta las 7:00 de la noche”, dijo Noé, un despachador.

—¿Y mañana qué harán?

—Pues cerrar.

[b]El riesgo en la Cruz Roja[/b]

El desabasto puso en alerta a los administradores de la Cruz Roja de Tuxtla Gutiérrez, que cuentan con solo cinco ambulancias para atender 600 llamados de emergencia al día.

“Estamos pensando en restringir el servicio o instalar puestos de socorro en los lugares con más incidencia de llamadas”, explicó Julio César Meléndez, coordinador de Ambulancias.

Entre música y asambleas, los maestros de las secciones 7 y 40 de la CNTE vivieron su segunda jornada frente a las instalaciones de Pemex. Al mediodía, Pedro Gómez Bamaca, integrante del Comité Ejecutivo de la Sección 7 y uno de los principales líderes de la disidencia magisterial en Chiapas, ofreció una conferencia de prensa abierta para hablar de las próximas acciones del movimiento y advirtió que este miércoles bloquearán los accesos carreteros para evitar la llegada de pipas con combustible.

“La asamblea estatal va a valorar que no solo sea el estacionamiento del movimiento en Pemex, sino que se siga extendiendo los brazos de este movimiento para ahogar las economías de esos malditos empresarios que a diario se hacen más ricos y que a diario nos hacen más pobres”, sentenció.

“Nuestro objetivo va a ser ahorcar todas las vías de comunicación que permitan la entrada de los grandes consorcios a través de sus empresas y que a través de ellos logran tener más capital día tras día”.

Horas después, Pemex presentó ante la Procuraduría General de la República una denuncia contra los maestros de la CNTE por el bloqueo en la planta de almacenamiento y distribución de Tuxtla Gutiérrez.

Al efectuarse la suspensión de pagos para maestros en paro en Chiapas, los docentes se mantendrán económicamente con la toma permanente de casetas de cobro.

Por determinación de la asamblea, los disidentes reiteraron su postura de radicalizar las protestas, al informar que les fue suspendido el pago de la presente quincena a quienes no se ha presentado a clases.

Rogelio Trujillo, delegado de la CNTE en Chiapas, precisó que a pesar de que no obtendrán un salario conseguirán recursos de las casetas tomadas, donde se pide la colaboración de los conductores. La colecta está a cargo de alumnos de la Escuela Normal Superior quienes, en promedio, recolectan hasta 100 mil pesos al día.