Inician proceso contra empleado de Pemex por Oceanografía

Emilio Lozoya informó que el proceso contra Mario Alberto Ávila Lizárraga, subdirector de Mantenimiento y Logística en Servicios Marinos de Pemex, es por suscribir contratos de manera indebida. 
El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, comparece en la Cámara de Diputados.
El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, comparece en la Cámara de Diputados. (Especial)

Ciudad de México

El director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, anunció que inició un proceso administrativo contra Mario Alberto Ávila Lizárraga, subdirector de Mantenimiento y Logística en Servicios Marinos de Pemex Exploración y Producción, por suscribir contratos de manera indebida.

Ante comisiones de la Cámara de Diputados, comentó que Lizárraga suscribió un contrato en octubre de 2007, en representación de Pemex, a pesar de que existía una causa legal que se lo impedía, motivo por el cual se comenzó el proceso administrativo.

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, informó que una querella de Banamex fue lo que permitió a la institución comenzar la investigación contra Oceanografía, ésta última que presuntamente falsificó estimaciones que hacían contratistas.

Detalló que la Contraloría de Petróleos Mexicanos detectó el 10 y 11 de febrero del presente año irregularidades en contratos, por lo que alertó a Banamex de que podía ser víctima de un fraude multimillonario; en el caso de Citibank, mencionó que éste no ha presentado ni siquiera una denuncia en el extranjero.

Comentó que Pemex descubrió que sólo 200 millones de dólares “eran auténticos” y otro tanto que no se ha terminado de cuantificar, no lo es.

Ante comisiones de la Cámara de Diputados, donde participa en una reunión de trabajo, el titular de la PGR subrayó que una vez que Banamex comprobó que era víctima de un robo, el 10 de febrero presentó una denuncia en la Procuraduría General de Justicia de Tabasco.

Sin embargo, el procurador de esa entidad, al verificar que los contratos correspondían a operaciones entre Pemex y Oceanografía, notificó directamente a la PGR, ésta última que atrajo el caso.

Murillo Karam dijo a los diputados federales, que en este fraude no existen “facturas falsas”, ya que lo que se alteró son las estimaciones que hacían contratistas.

El procurador subrayó que él no  puede actuar en función de un rumor, sino de hechos concretos, por lo que se castigará a quienes estén involucrados en este fraude, sin importar con quien estén aliados.

Dijo que están tratando de ser muy serios y por eso actuaron ante esta emergencia lo más rápido que pudieron, de manera prudente, para no afectar a Pemex ni a los trabajadores de Oceanografía.

El procurador se comprometió a revelar los nombres de los presuntos involucrados en este caso, una vez que la investigación así se lo permita, pero negó que él u otra persona de la PGR hubiera señalado a alguna persona como responsable del fraude.

Por su parte, el director de Pemex, Emilio Lozoya, aseguró que si Pemex no hubiera actuado, el fraude sería mayor.