Que nos investiguen: alcaldes de Guerrero

“Por el caso Iguala, por unos pagan otros”, señalan los gobernantes, quienes ven fondo político en las acusaciones en su contra e incluso resaltan la reducción de delitos en sus ayuntamientos.
Mario Moreno, presidente municipal de Chilpancingo y coordinador de los alcaldes priistas en el estado.
Mario Moreno, presidente municipal de Chilpancingo y coordinador de los alcaldes priistas en el estado. (Javier Ríos)

Chilpancingo, Guerrero

Alcaldes perredistas y la coordinación de los munícipes del PRI en Guerrero rechazaron tener vínculos con el crimen organizado, por lo que incluso exhortaron a las autoridades a realizar las investigaciones correspondientes para deslindarlos de esas imputaciones.

El coordinador de los alcaldes del PRI en Guerrero, Mario Moreno, rechazó que él o sus homólogos de Taxco, Zihuatanejo y Chilapa de Álvarez tengan vínculos con el crimen organizado.

En entrevista con MILENIO, el también presidente municipal de Chilpancingo informó que meses atrás pidió tanto a la procuraduría del estado como a la General de la República investigar las gestiones y actividades de los ejecutivos locales, de las que "salieron limpios".

Explicó que los señalamientos en su contra únicamente han sido de parte de Pioquinto Damián, quien, dijo, "carece de calidad moral" y nunca ha acudido ante las autoridades ministeriales para presentar sus pruebas.

En su edición impresa de ayer, MILENIO publicó que de acuerdo con "una carpeta informativa que registra los trabajos de inteligencia realizados por cuerpos de seguridad del Estado mexicano", se detectó que 12 alcaldes guerrerenses podrían tener vínculos con la delincuencia organizada.

Al respecto, Moreno afirmó que los 32 presidentes municipales del PRI en Guerrero están en plena disposición de abrir todas las investigaciones que haya necesidad de hacer.

"Puedo señalarlo muy claramente que solicitamos al gobierno del estado y al federal que se pueda abrir una investigación a fondo para que evitemos señalamientos e infundios como los que se han dado", dijo.

Enfatizó que hasta el momento no ha recibido llamadas por parte de grupos de la delincuencia organizada que operan en la entidad para amenazarlo, o bien para que coopere con ellos.

El alcalde de Zihuatanejo, Eric Fernández, también se deslindó de las acusaciones y se dijo dispuesto a presentarse ante las autoridades para que sea investigado.

Acusó que en estos señalamientos percibe un fondo político, toda vez que se acusa a los presidentes municipales de los territorios más grandes de Guerrero.

"Me pongo a disposición de cualquier institución de seguridad para que haga las pesquisas necesarias y se me deslinde de cualquier responsabilidad", aseguró.

En tanto, Rey Hilario, presidente municipal de Coyuca de Catalán, consideró que estos supuestos indicios derivan de la relación del ex presidente municipal de Iguala José Luis Abarca con la organización criminal Guerreros Unidos, que es señalada como la responsable de la desaparición de los 43 normalistas.

"Si hay investigación, pues dicen que el que nada debe nada teme, entonces que se haga. Por el caso Iguala, por unos pagan otros", enfatizó Hilario luego de una reunión con el gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega.

"Si estamos en la mira de todos tenemos que darle una satisfacción a la ciudadanía y a mí me interesa mucho que mi nombre esté completamente limpio, y si para ello tienen que investigarnos las dependencias correspondientes, por supuesto que estoy a la disposición", subrayó a su vez Ignacio Valladares, munícipe de Teloloapan.

Incluso, en el caso de Tlacotepec y Apaxtla, los alcaldes Mario Chávez y Efraín Peña destacaron la disminución en los índices delictivos en sus respectivos ayuntamientos, en particular en los ilícitos de alto impacto.

"En el caso de Tlacotepec, en el que dicen que ha existido la inseguridad y la violencia, hasta el momento yo no he recibido queja de algún ciudadano y menos alguna denuncia", aseveró Chávez.

"Tenemos un año sin ningún secuestro, sin ningún homicidio, sin ningún robo, absolutamente nada, muestra de que cuando la gente se organiza se combaten todos los males", dijo Peña respecto a Apaxtla, donde se encuentra un movimiento de la policía comunitaria.