Partido Humanista, en riesgo por pugnas internas

Los procesos legales entre Ignacio Irys Salomón y Eduardo López Macías han atrasado la entrega de 24 millones de pesos a los candidatos a poco más de tres semanas de haber iniciado las campañas.
Los dirigentes Ignacio Irys Salomón y Eduardo López Macías.
Los dirigentes Ignacio Irys Salomón y Eduardo López Macías. (Juan Carlos Bautista)

México

Las pugnas al interior del Partido Humanista podrían hacerlo perder su registro apenas en la primera jornada electoral en la que participa.

Las querellas y procesos legales internas entre Ignacio Irys Salomón y Eduardo López Macías han atrasado la entrega de 24 millones de pesos a los candidatos a poco más de tres semanas de haber iniciado las campañas.

El Partido Humanista todavía no encara su primera elección y ya presenta fracturas en su interior. Prácticamente desde su formación, y una vez que se dispuso su estructura de gobierno, las disputas entre los dirigentes dividieron al instituto político y han hecho que su arranque luzca más en los tribunales electorales que en los ámbitos de campaña.

Irys Salomón y Eduardo López encabezan las dos fracciones que se disputan el control político y sobre todo económico del partido.

El Partido Humanista utilizó como referencia para su conformación al Partido Acción Ciudadana de Costa Rica y al Partido Podemos de España. Por ello, las decisiones del órgano político derivan de un instituto colegiado denominado Junta de Gobierno.

Con esa figura, las decisiones se asumen a través del consenso o por mayoría calificada de sus integrantes, no existe la figura del presidente del partido.

Iniciaron con un perfil agrario, por los antecedentes de uno de los fundadores y aseguran también que la intención del instituto es darle una "cara más cercana" a la clase gobernante.

Sin embargo, apenas inició el reparto de dinero que las delegaciones estatales podían ocupar para hacer proselitismo con cara al proceso de junio de este año, empezaron las pugnas.

Salomón interpuso un recurso ante el Tribunal para ser reconocido como uno de los dirigentes del partido, después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) falló a favor de López, líder de la otra ala del partido.

En tanto, López denunció la semana pasada que los recursos están detenidos para más de 30 candidaturas, una vez arrancadas las campañas.

El 27 de febrero el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que Salomón era el dirigente del Partido Humanista, con lo que se invalidó la decisión que tomó el INE.

A partir de entonces, se pidió que se liberen los recursos del mes de enero y febrero para la operación de las campañas.

Sin embargo, López denunció que la congelación de los recursos se debe a que los candidatos no responden a los intereses de Salomón.

Actualmente pelea ante las autoridades electorales para que le sea reconocido su liderazgo ante el partido, mismo que asegura se le entregó de acuerdo con los estatutos.

La bolsa que se repartirán solo para las actividades ordinarias es de 78 millones 190 mil 916 pesos. Es decir, solo para las actividades de conformar el partido y llevar a cabo sus asambleas.

El financiamiento para las campañas está en otro rubro y alcanza los 23 millones 457 mil 274 pesos.

Esta última cifra debería ser repartida entre los comités estatales, donde se efectúan las elecciones para que los candidatos lleven a cabo su labor proselitista y conseguir el porcentaje mínimo para obtener el registro.

Historia que se repite

Para Salomón es la segunda vez que se ve involucrado en una querella ante el Tribunal Electoral con la contraparte de su partido, y de perder el registro, sería el sexto partido en su carrera política.

Salomón tiene una lista larga de intentos de formar partidos. Ha participado en la conformación de al menos seis, donde cada uno ha perdido el registro prácticamente en la misma elección en la que se conforma.

Pocos alcanzan una votación por encima de los 2 puntos porcentuales, la mayoría oscilan entre .43 y 1.2 por ciento de la votación.

Entre ellos se encuentran el Partido Campesino Popular, Unidos por México y el Partido Social Demócrata y Camesino.

El que mayor forma tomó y parecía alcanzar alguna posibilidad de integrarse a la vida política nacional fue el Partido Social Demócrata y Campesino, que inició de manera conjunta con Patricia Mercado, pero que tuvo sus diferendos una vez que se definió la candidatura para la Presidencia.

De inicio, la base del partido la colocó Salomón, por el arrastre que dijo tener con la organización campesina que dirige.

Esto debido a que Salomón tiene su origen político en las organizaciones campesinas, inició del comisariado de las Choapas, en Veracruz, y de ahí brincó a la organización ejidal de la Confederación Nacional Campesina, sindicato agrario priista.

Sin embargo, una vez en el proceso electoral de 2006, Salomón quería ofrecer la candidatura al empresario Jorge González Torres, luego de que éste ofreciera financiar buena parte del proceso.

Esa fue la ruptura y después de una querella, también ante el Tribunal Electoral, Patricia Mercado fue candidata y obtuvieron menos de 3 por ciento de las votaciones en 2006.

Salomón deambuló por varias organizaciones y partidos de inspiración marxista, como la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, brazo agrario del extinto Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

Su compañero de conformación del partido se ubica prácticamente en el ala contraria del abanico político. Javier Eduardo López Macías fue un ex militante del Partido Acción Nacional por más de 30 años, directivo de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), funcionario de los ex presidentes Vicente Fox,Felipe Calderón y Josefina Vázquez Mota.

¿Qué proponen?

La oferta política del partido se ha dado a conocer poco. En el sitio de internet tienen un apartado breve donde enlistan las propuestas del partido que, insisten, tendrá un enfoque humanista. Es decir, poner a las personas por delante.