Proyecto Metro se aferró a mal trazo de las vías

El consorcio constructor señala que el cliente ordenó mantener la obra para no afectar predios en la zona de Tláhuac.
Desde el comienzo de las obras los afectados realizaron protestas.
Desde el comienzo de las obras los afectados realizaron protestas. (Saúl López/Cuartoscuro)

México

Desde 2009, el consorcio ICA-Carso-Alstom advirtió al Proyecto Metro —ya bajo la dirección de Enrique Horcasitas— que el trazo de curvas pronunciadas de la Línea 12 provocaría fallas en el sistema de vías, pero el cliente ordenó mantener el trazo de la obra para no afectar predios de la zona de Tláhuac.

Según consta en un oficio del consorcio, al propio Horcasitas, fechado el 17 de mayo pasado, el trazo de la línea obedeció a una ingeniería básica proporcionada por el gobierno capitalino, pero el Proyecto Metro los “instruyó a respetar la geometría proporcionada”, aun cuando se le advirtieron de fallas en las curvas forzadas de algunos tramos desde septiembre y noviembre de 2009.

Reconoce que no tuvieron otra alternativa en la construcción del trazo de curvas menores a 380 metros de radio, ya que los estudios de ingeniería básica que presentó el GDF así lo exigían.

 Sin embargo, es en esa zona donde las vías han presentado la mayor parte de ondulaciones, pero se construyó de esa forma porque, se enfatiza en el documento, el gobierno no quiso afectar predios.

“Debido a la restricción en el sentido de afectar lo menos posible a los predios por donde se trazaría la Línea 12, nos llevó inevitablemente a tener las siguientes afectaciones que se están presentando en las curvas de radio menores a 380 metros”, se lee en el documento.

“Actualmente existe un desgaste excesivo en el riel en estas curvas, lo cual generó que en octubre de 2012 se nos ordenara realizar el cambio de 900 metros de riel en las curvas 11 y 12 sin existir un fundamento y origen del problema, por lo que actualmente se volvió a presentar este efecto de desgaste en el nuevo riel instalado, con lo que se demostró que el problema no era la calidad del riel suministrado como se pretendía argumentar”.

En esa zona, que va de las estaciones Nopalera a Zapotitlán, se observó en un recorrido que las curvas forman una “S”.

Ahí se encuentran las curvas que más problemas generaron al sistema de vías y al material rodante.

Sin embargo, el trazo se pudo haber realizado lineal aunque para ello se tenían que haber expropiado cerca de 50 predios.

Aunque en esa zona el trazo es elevado, si el GDF hubiera decidido hacer el recorrido recto tendría que haber realizado expropiaciones, lo cual no ocurrió.

Donde el gobierno compró predios para el derecho de vía, fue en los ejidos de Tlaltenco, pues ahí empieza la zona elevada.

A lo largo del trazo de la Línea 12, desde Tláhuac hasta Mixcoac, el gobierno compró 174 terrenos.

El consorcio indicó: “Respecto a este grave problema, lo habíamos previsto y advertido en su momento, 13 de noviembre y 28 de septiembre de 2009, según consta en nuestros escritos”.

MANTENIMIENTO

El Sistema de Transporte Colectivo Metro aclaró que desde el inicio de la actual administración, las instalaciones estratégicas de la Línea 12, como las vías y trenes, han recibido mantenimiento, contrario a lo declarado por el consorcio, que se quejó de que no dejaron entrar a sus equipos para poderle dar servicio.

En una minuta de mantenimiento de abril de 2013, se indica que el Metro dio acceso al consorcio dos noches para Alstom; tres noches —viernes, sábado y domingo— a ICA y Carso para el mantenimiento de vías; es decir, cinco noches al consorcio, y las dos restantes a Provetren para la puesta a punto de los trenes.

Además, añadió que entre noviembre y diciembre de 2012, el consorcio continuaba con la conclusión de trabajos pendientes de obra y mantenimiento preventivo y correctivo específicos.

“STC solicita nuevamente a PMDF las acciones que deberá efectuar el consorcio para corregir los desgastes ondulatorios de los rieles en las zonas de curvas con radio menor a 300 metros, el consorcio informa que se encuentran en el proceso de elaboración de un diagnóstico con su dictamen correspondiente y con base en ello, dará a conocer las acciones a implementar”, indica una minuta de trabajo entre el STC y Proyecto Metro.  


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]