Próximos diputados deberán buscar consensos: legisladores

A unas semanas de que concluya funciones la LVIII Legislatura, coinciden que se dio muestra que la pluralidad no fue un obstáculo
Momento de votación en el Pleno del Congreso local.
Momento de votación en el Pleno del Congreso local. (Foto: Ana María Arroyo)

Puebla

La LIX Legislatura local, que entrará en funciones en enero próximo, deberá buscar consenso, tener visión de futuro y el oficio político para abonar a la gobernabilidad del Congreso, además de construir una agenda legislativa como lo establece la ley.

Así lo señalaron coordinadores locales de distintas fracciones parlamentarias salientes, a unas semanas de que concluya la LVIII Legislatura sus funciones, en entrevista por separado con Notimex. Mario Riestra Piña, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política y coordinador de los diputados locales del Partido Acción Nacional (PAN), dijo que la experiencia de la LVIII Legislatura fue positiva.

Ello, expresó, en virtud de que dio muestras que la pluralidad lejos de ser un obstáculo y entorpecer el trabajo legislativo fue un factor de enriquecimiento, en donde no se sufrió parálisis y por el contrario tuvo una productividad muy alta.

Por su parte, el coordinador de los legisladores locales de Nueva Alianza, José Guillermo Aréchiga, destacó que afortunadamente hay una sólida mayoría que tiene como proyecto la transformación del estado.

"Parece que esto va a significar que Puebla siga destacando en el contexto nacional e internacional y mejorando sus indicadores, siga creciendo económicamente por encima de la media nacional y se genere empleo", mencionó.

En tanto, Ernesto Leyva Córdova, coordinador del grupo parlamentario local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), consideró que en la LIX Legislatura deberá haber el acuerdo y la mesura.

En donde, dijo, los priístas como instituto político se ven en desventaja, pero confían en que se tenga el oficio político para abonar a la gobernabilidad del Congreso local.

La LIX Legislatura local por primera y única vez tendrá una duración de cuatro años ocho meses, esto con el objetivo de que coincidan los procesos electorales federal y local.