Protestan por ley contra el aborto

La muerte durante un aborto, es la cuarta causa de fallecimiento materno en todo el país, aunque no se cuenta con una estadística precisa pues en su mayoría se realizan de manera clandestina

Monterrey

El Colectivo Nosotras Decidimos Nuevo León condenó la intención de la LXXIII Legislatura Local por su intento de votar la segunda vuelta a la reforma constitucional que proteja la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

En rueda de prensa en el plaza Hidalgo, del primer cuadro de la ciudad, condenaron que se pretende legislar en contra de principios constitucionales, así como pactos y convenciones internacionales, criminalizando de este modo, a las mujeres que abortan.

El dictamen, que está siendo impulsando por la ola más conservadora de Partido Acción Nacional para ser incluido en la agenda del próximo periodo extraordinario de sesiones, ha puesto la celebración del mismo en riesgo.

Al respecto, Vanessa Jiménez de "Mujeres en Acción" dijo que con esta reforma se amenazan más de 10 derechos fundamentales, entre los que figuran el derecho a la salud, a la atención médica y los derechos sexuales, entre otros.

Por su parte, Stefanía Bárcenas de "Mujeres de Botas" dijo que la penalización del aborto no lo disminuye, pero sí aumenta las muertes por la interrupción del embarazo mal practicado, de modo clandestino, y sin ningún tipo de precaución.

La muerte durante un aborto, es la cuarta causa de muerte materna en todo el país, aunque no se cuenta con una estadística precisa, debido a que en la mayor parte de los casos se practica fuera de la ley.

"La penalización de la interrupción legal del embarazo, contribuye a que sea inseguro por tres razones esenciales: métodos inseguros, ausencia de responsabilidad médica y desalienta la atención post aborto", dijo.

Señalaron que los derechos humanos no se pueden seleccionar, por lo cual no se puede anteponer al embrión por encima de los derechos de una mujer en pleno uso de los mismos.

A su vez destacó que la iniciativa de reforma deja en evidencia que el Estado está permitiendo la modificación de leyes basándose en principios de fe, por lo que esto constituye una intrusión gubernamental y una flagrante violencia institucional en contra de las mujeres.

Norma González, de Pro Salud Sexual y Reproductiva, dio a conocer que es grave la criminalización que intentan hacer de las mujeres en una fase de transición, pues dejaran una bomba de tiempo y un gran problema de salud pública al nuevo gobierno.

Tanto ella, como Maricruz Flores señalaron que seguirán trabajando en este tipo de posicionamientos e insistirán en que esto no puede pasar en el Poder Legislativo.

Dijo que incluso les ha tocado atender, a través del Colectivo Plural de Mujeres, a quienes han abortado de manera espontanea y han sido detenidas por ello.

Un poco más de treinta mujeres y algunos hombres se manifestaron por medio de mensajes colgados en un improvisado tendedero, y pegados en las bancas de la plaza, en donde señalan los riesgo de esta reforma.