Piden más recursos para centros de ayuda para mujeres

Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en el Senado, pidió al gobierno federal que reconsidere el presupuesto destinado a centros de ayuda a mujeres violentadas.
Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, pidió a las autoridades federales, consideren aumentar presupuesto destinado a Centros de Atención Externa para mujeres violentadas.
Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, pidió a las autoridades federales, consideren aumentar presupuesto destinado a Centros de Atención Externa para mujeres violentadas. (Tomada de prd.senado.gob.mx)

Ciudad de México

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Angélica de la Peña, hizo un llamado a las autoridades federales a fin de que reconsideren la partida presupuestal para los Refugios y Centros de Atención Externa, calificó como preocupante que el gobierno federal reduzca de manera constante, el presupuesto anual asignado a la Secretaria de Salud para contribuir con la operación de estos espacios.

Recordó que de 2014 a 2016 se ha pasado de 350 millones a 282 millones de pesos aproximadamente, ya que ha sido imposible acceder al dato exacto de lo presupuestado en el PEF 2016; los gastos estimados para atender a una mujer y sus hijos e hijas por mes, son de 26 mil pesos. Tomando en cuenta la cantidad de mujeres ingresadas en el 2014 se requería de 587 millones 446 mil pesos, para ser atendidas.

Indicó que en los últimos cinco años los refugios integrados a la Red Nacional han atendido a 23 mil 850 mujeres, niñas y niños, así como a más de 45 mil personas, a través de sus centros de atención externa.

La senadora por el PRD mencionó que pese a de los avances en el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres en las leyes mexicanas y en la creación de diversas instancias gubernamentales tanto a nivel federal, estatal y municipal para su atención, la realidad de la violencia que se comete contra las mujeres en nuestro país se revela con alarmantes cifras: Siete mujeres son asesinadas cada día.

Dos de cada tres mujeres vive violencia en México (Inmujeres, 2015).Una de cada seis Mujeres mayores de 15 años viven violencia en su relación de pareja (INEGI, 2015) y una de cada 4 mujeres ha vivido discriminación laboral (ONU Mujeres, 2015).

Expuso que a lo anterior debe agregarse la falta de diligencia por parte de las autoridades encargadas de investigar, sancionar y reparar a las víctimas, que lejos de favorecer a la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, se han convertido en una intolerable impunidad; para miles de mujeres víctimas su único espacio de apoyo y posibilidad de permanecer con vida, han sido y siguen siendo los Refugios.

Un refugio es el espacio físico donde se brinda protección y atención especializada e interdisciplinaria a mujeres, sus hijas e hijos en situación de violencia familiar, sexual o trata.

En estos espacios seguros se protege temporalmente a las víctimas de crímenes mayores, así como de las consecuencias de la violencia, como pueden ser la discapacidad, la mutilación, la pérdida irremediable de la salud mental, lesiones y padecimientos mal atendidos, suicidios e incluso homicidios; durante su estancia, mujeres, niñas y niños, reciben atención médica, psicológica; orientación y acompañamiento legal.

En México operan actualmente 72 refugios, de los cuales, 34 pertenecen a organizaciones de la sociedad civil, 4 a instituciones de asistencia privada y 34 son instituciones públicas. De ese universo, 44 refugios (33 de la OSC y 11 de gobierno) se articularon en la Red Nacional de Refugios (RNR), una OSC que desempeña un papel representante de los intereses de los refugios a nivel nacional, prevé espacios para el intercambio de buenas prácticas en los procesos de atención y supervisa que los servicios sean otorgados siguiendo los principios de derechos humanos y perspectiva de género.