Privilegiar tratamiento del consumo de drogas, postura de México

Las autoridades mexicanas también plantean impulsar estrategias para reducir el consumo y prevenir daños al tejido social y tratar el consumo de las drogas como un asunto de salud pública.
Consejo de Derechos Humanos de la ONU
Consejo de Derechos Humanos de la ONU (EFE)

Ciudad de México

México acude ante la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas con la postura de privilegiar el tratamiento del consumo de drogas sobre la criminalización, así como la propuesta de impulsar estrategias para reducir el consumo y prevenir daños al tejido social y tratar el consumo de las drogas como un asunto de salud pública.

Dicha instancia de la ONU realiza el Examen de Alto Nivel de su 57° Periodo de Sesiones en Viena y los enviados mexicanos expresaron la postura mexicana respecto del problema de las drogas, que incluye “analizar las nuevas dinámicas y enfoques que se han planteado en los recientes años, reconociendo qué medidas unilaterales son favorables tanto para el ejercicio de la corresponsabilidad que debe privar en este tema, como para la cooperación internacional”.

Las autoridades mexicanas también expresan que debe consolidarse “un cambio de visión en el que la justicia, la inclusión y la prevención, sean los elementos fundamentales” para lograr tranquilidad y seguridad.

Para México, deben prevenirse y reducirse los efectos negativos de las drogas, los costos para el tejido social, la salud pública, la justicia, el desarrollo de la sociedad y el Estado de Derecho y la vigencia de las instituciones democráticas.

En un comunicado conjunto con la cancillería y la Procuraduría General de la República, la Secretaría de Gobernación informó que el gobierno de México apoya: “1) impulsar estrategias de prevención integral activa, que busquen tanto la reducción del consumo como la prevención de daños para el tejido social, y que sean compatibles con la procuración de justicia; 2) privilegiar el tratamiento por encima de la criminalización, y 3) consolidar políticas orientadas a tratar el consumo de las drogas como un asunto de salud pública”.

Para México, este examen de la Comisión de Estupefacientes es “una oportunidad para promover un debate crítico y objetivo sobre las acciones internacionales en la materia, con base en evidencias y de manera respetuosa de las convenciones internacionales”.

Forman parte de la delegación mexicana en Austria, la subprocuradora Mariana Benítez Tiburcio y los subsecretarios de Relaciones Exteriores y Gobernación, Juan Manuel Gómez Robledo y Roberto Campa, así como el Comisionado Nacional contra las Adicciones, Fernando Cano Valle.