Prevé PRI panorama de 'focos rojos' en todo el país

El tricolor podría perder cuatro gubernaturas, además de que no están en condiciones de alcanzar un triunfo en los estados gobernados por el PAN.
Joaquín Hendricks, secretario del Consejo Político del partido.
Joaquín Hendricks, secretario del Consejo Político del partido. (Nelly Salas)

México

En las elecciones intermedias, el PRI enfrentará un panorama con más focos rojos y amarillos que victorias certeras. De acuerdo con un análisis y encuestas al interior del tricolor, ese instituto político podría perder cuatro gubernaturas, además de que no están en condiciones de alcanzar un triunfo en los estados gobernados por el PAN.

De las nueve gubernaturas que se disputan, el tricolor tiene seis, pero su ventaja se mantiene únicamente en dos estados: Colima y Campeche. En el resto, San Luis Potosí, Querétaro, Michoacán y Nuevo León, las condiciones de seguridad y el desarrollo hacen que la contienda se cierre a medio punto porcentual en las mediciones por partido.

De los 300 distritos que se disputan, la amplia ventaja se encuentra en menos de 30 por ciento de los puntos de votación, en el resto la competencia será estrecha. Además, el PRI deberá asignar 58 candidaturas al Partido Verde Ecologista de México, de acuerdo con el convenio de coalición.

No obstante, con base en un análisis de la Secretaría de Acción Electoral del partido, el tricolor se mantiene confiado en que conservará la delantera.

Incluso, no solo buscará mantener la mayoría en la Cámara de Diputados, sino lograr una victoria con una amplia representatividad, afirmó Joaquín Hendricks, secretario del Consejo Político del tricolor.

En entrevista, Hendricks admitió que las condiciones en Michoacán pueden presentar complicaciones, al igual que en Guerrero, debido a la presencia del crimen organizado y después de los hechos de violencia que se han dado en distintas partes de los estados.

"Hay complicaciones en Michoacán, en Guerrero y ahí tenemos que hacer un mejor esfuerzo para que las cosas salgan como estamos esperando. En definitiva, Michoacán no va a ser un día de campo para nosotros, tanto en el ámbito local como en el federal", expresó.

Además de la violencia generada tras el caso Iguala y el reclamo sobre el hecho al gobierno federal, la dificultad del PRI en Guerrero radica en luchar contra la amplia presencia del PRD en la entidad, ya que además de perder en tres ocasiones la gubernatura, actualmente el tricolor tiene 23 alcaldes y 13 diputados, frente a los 33 presidentes municipales y 20 legisladores perredistas.

En tanto, para las elecciones de diputados por la vía plurinominal, las estimaciones siguen siendo reservadas para el PRI.

Según el análisis de la Secretaría de Acción Electoral del partido, acéfala desde diciembre pasado cuando renunció Samuel Aguilar, los focos rojos para las diputaciones federales están precisamente sobre los distritos de la cuarta circunscripción, donde se ubican Guerrero, Morelos y el Distrito Federal, en los que también se encuentra el mayor índice de votación.

Las alertas amarillas están en Querétaro y San Luis Potosí, actualmente gobernados por el PRI, pero debido a los malos manejos de los jefes de los ejecutivos locales y una deficiente estructura territorial podrían perderlos.

Incluso en San Luis Potosí, las dificultades vienen desde la nominación de los candidatos, debido a que la división en el partido no ha podido propiciar un acuerdo unánime para ocupar lugares en las listas.

Los priistas perciben el riesgo de perder la gubernatura debido a las pugnas internas y por no contar con una sólida estructura territorial desde el ejecutivo estatal. Además de que en las elecciones pasadas su triunfo distó solo tres puntos del PAN.

En ambas entidades, las encuestas preliminares ubican entre uno y dos puntos porcentuales al PRI abajo de su mayor competidor, que es el PAN.

En Morelos, una de las entidades donde advierten que no podrán alcanzar mayoría, el PRD es la primera fuerza política en el congreso local y es el partido con mayor número de alcaldías. Los priistas tienen 5 presidentes municipales y 7 diputados.

La situación del PRI en el Distrito Federal sigue siendo crítica. Después de un intento fallido de impulsar el priismo en la capital, las peleas internas complicaron, una vez más, el proceso y fragmentaron los esfuerzos del comité estatal, por lo que aún conservan una desventaja de hasta 9 puntos porcentuales en las encuestas.

Actualmente tienen nueve de 66 curules, así como un delegado de las 16 demarcaciones; además, hay elementos polémicos, como Cuauhtémoc Gutiérrez, a quien se le abrió una investigación por presunto tráfico de personas en las instalaciones del partido.

Otros estados donde será difícil la contienda son Baja California Sur y Sonora, los cuales tienen una amplia presencia panista.

En el primer estado, el PRI acude dividido a pelear frente a una de las administraciones mejor evaluadas del país. Ahí, el PAN buscará ganar por segunda ocasión consecutiva la gubernatura, la cual en el pasado había sido ganada dos veces por el PRD; el tricolor cuenta actualmente con dos alcaldes, en coalición con el PVEM, y seis diputados.

En el caso de Sonora, la elección es considerada como complicada, debido a la alta presencia panista y la intervención del gobierno local en los comicios.

Por ahora el blanquiazul cuenta con 44 alcaldes, mientras que el tricolor tiene 26, en su mayoría por coalición con el PVEM, y 12 diputados.

Querétaro también es una entidad donde el PRI se ve amenazado por el PAN. En 2009 fue recuperada por el tricolor tras dos sexenios panistas; no obstante, en 2012 la entidad no arrojó votos favorables para el Revolucionario Institucional. Estarán en juego 15 diputados de mayoría relativa, 10 de representación proporcional y 18 ayuntamientos.

Según el análisis, Nuevo León es un poco más favorecido; sin embargo, también hay la amenaza del panismo, Tras confirmar a Ivonne Álvarez como la candidata de unidad, el tricolor confía en mantener la gubernatura, así como aumentar el número de alcaldes; actualmente son 32 en coalición, además de alcanzar más diputaciones de las 16 que posee, frente a las 18 del PAN.

El Estado de México se mantendrá tricolor, debido a la fuerte estructura partidista y sus números: gobierna la mayoría de los municipios, 94 de 125, y el congreso le pertenece, con 39 de las 75 diputaciones locales. Aunque solo se renovarán las alcaldías y el congreso es clave, debido a que es la entidad más grande del país y la de mayor peso electoral, con casi 11 millones de ciudadanos en el padrón. De los 40 distritos del estado, solo cuatro serán definidos por el PVEM, según el convenio de coalición.

En Colima nunca ha gobernado un partido distinto al PRI, por lo que confía que así se mantendrá, tiene seis alcaldías en coalición con el PVEM y 10 diputados.

Sobre Chiapas, el PRI espera que la renovación de diputados y ayuntamientos se mantendrá en sus manos, en coalición también con el Partido Verde. Actualmente, el PVEM tiene 48 alcaldías y 13 diputados, mientras que el PRI posee 39 alcaldías y 16 diputados.

El partido considera que mantendrá el control en Campeche. Además de que la entidad nunca ha sido gobernada por un partido distinto al tricolor; la fórmula PRI-PVEM tiene mayoría absoluta en los 11 ayuntamientos y controla 20 diputaciones.

El panorama es el mismo para Yucatán, donde considera hay una sólida estructura territorial y tiene la mayoría en el congreso local, así como de ayuntamientos.


Emiten convocatoria en SLP

La dirigencia nacional del PRI emitió la convocatoria para elegir a su candidato para el gobierno de San Luis Potosí en los comicios de julio.

"Los aspirantes deberán autorizar al partido desarrollar las investigaciones para acreditar que nuestros candidatos no hayan incurrido en conductas inmorales o ilegítimas; que no tienen relaciones con el crimen organizado ni adeudos o cuentas pendientes con la Secretaría de Hacienda", expresó, Jorge Mario Lescieur, presidente de la Comisión Nacional de Procesos Internos del tricolor.

La convocatoria precisa que el registro de aspirantes será el 22 de enero; la precampaña el 24 del mismo mes al 13 de febrero y la convención estatal al día siguiente.

Hasta el momento, los potosinos que han mostrado interés en participar son el ex vicecoordinador del PRI en San Lázaro José Ramón Martel, el ex diputado Salomón Rosas, el empresario Juan Carlos Valladares y el alcalde de esa capital, Mario García. (Israel Navarro/México)